jueves, 19 de julio de 2018

Nadie huye del amor

Foto: José Márquez.



Manta es el mar, su brisa marina se cuela por cada uno de los habitantes que frecuentan el centro, su zona bancaria, sus bares. Pero Manta también ha sido y es la casa de muchos escritores que han pasado ocultos (unos menos que otros), absorbidos por el trabajo literario, sin hacer alarde de las páginas que día a día van escribiendo y corrigiendo. Una tarea sin mucha exposición en redes sociales.
Así es Jorge Zambrano Mendoza, un mantense que tras haber migrado a España, regresó a su patria y ciudad para continuar con su sueño de juventud: escribir y publicar. Desde entonces poemas y ensayos se han incluido en algunos medios y suplementos culturales. Su primer libro, Los caracoles errantes, del 2010, es una novela que no tuvo mucha repercusión, quizás por eso, después de esta primera experiencia, decidió hacer las cosas bien.
Nos citamos en Piedra Larga, un lugar concurrido en Manta, donde los bares y el recuerdo de una ciudad antaño menos controlada, es el aire que se respira. Por estos días el clima en la ciudad es frío, pero igual de atractivo y atrayente el mar nos contempla desde la mesa del bar que hemos ocupado. Desde ahí empezamos a dialogar en torno a su segunda novela, Las desventuras de Polo Pin (Tinta Ácida), que por estos días se presenta en Manta.

¿Dónde y cuándo nace Polo Pin?  
Polo es un nombre ambiguo que puede referirse a un nombre de persona, al polo extremo de la tierra, o a una marca de camisa. Hace 6 años cuando comencé a escribir esta historia, le di muchas vueltas al asunto, ya que quería fijar el carácter del personaje a través del nombre, para que el lector no se olvidara de él.
Por lo tanto, Polo Pin es la esencia misma de la novela, este personaje es una metáfora viviente que a veces me sorprende; nace de recuerdos de otras personas.

¿Cuánta de tu experiencia de migrante ha servido para la historia de la novela?
La verdad es que las vivencias han palpitado en mi memoria. Los lugares por donde transité sirvieron de escenario para estructurar mi novela, ciudades como Valencia Madrid, Chamberí, Turín, forman parte del recorrido narrativo.


Foto: José Márquez.



¿Por qué hacer que el personaje protagonista regrese a su país? ¿Por qué no hacer que la historia transcurra totalmente en Europa? 
En realidad nunca pensé que la historia estuviera ambientada totalmente en Europa, porque cuando retorné a mi país, después de 9 años, comencé a cavilar sobre cómo narrar las vivencias de este personaje, por supuesto que ya en mi mente había fraguado varias ideas sobre el protagonista.

Polo Pin usa marihuana para combatir la depresión, según le recetó su médico.
¿Cómo se relaciona esto con los sueños y pesadillas constantes que tiene?  ¿Se trata de un efecto secundario del consumo?
En efecto, Polo Pin llega a consumir marihuana por las indicaciones de su médico, al principio fue todo un ensayo, pero con el pasar de los días se le hizo indispensable.
El personaje cree escuchar al Mesías a través de la “Sábana Santa”, y no puede evitar seguir soñando, en realidad el protagonista se deja llevar por el consumo desarrollándose la paranoia, distorsionando su cordura.

Aunque la novela de cuenta de las aventuras de Polo Pin (que en realidad son desventuras) en sí se trata de una novela de amor, en este contexto ¿se puede huir del amor, del otro que persigue en persona recuerdos?
En ocasiones se puede huir del amor, Polo Pin evade la realidad a pesar de amarla, la abandona y como prueba se ese amor se tatúa en su brazo el nombre de Sara, la mujer que lo acompañó por diferentes rutas de Europa, sin embargo, lo atormenta el recuerdo y no puede olvidarla.

Sara es un personaje muy fuerte en la historia, está y no está ¿Cómo se fue configurando a esta encarnación del amor posesivo insatisfecho?

Sara funciona bien porque Polo Pin es un ser enamorado de la vida, un tipo romántico de la vieja escuela, uno al que el amor en su totalidad lo ha encontrado en Sara, aquella mujer posesiva y cada vez insatisfecha sexual.
Sin Sara, Polo Pin no tuviera ningún padecimiento, por eso es necesaria en la historia.

Manabí atraviesa la novela, por lo menos algunos de sus mitos urbanos ¿Cuál ha sido pretensión con ello?
Dar a conocer una parte de la realidad de Manta, desde el “famoso” prostíbulo El Puente, hasta las muertes violentas que ocurren en la ciudad. Relato algunos acontecimientos que han marcado a las familias, la complicidad de las autoridades cuando le calientan las manos, para que todo transcurra con absoluta normalidad.
En resumen, en el recorrido por Manabí rescato la importancia de ciertos lugares que forman parte de nuestra cultura.

¿Qué viene después de Las desventuras de Polo Pin? ¿Qué objetivos esperas cumplir con esta obra? 
Después de esto estoy pensando en otra novela, ya llevo varios meses tejiendo una telaraña de ideas, cavilando en otra historia. La Biblia me inspira grandiosidad y estimula mi ánimo de seguir escribiendo.
Por otra parte, el objetivo de haber creado esta novela tiene como finalidad inculcarle a los jóvenes la lectura y la creatividad. 

Portada de la novela.

No hay comentarios: