sábado, 30 de agosto de 2008

Las chicas de Jordi




A Jordi Sierra i Fabra, español, periodista rockero de vieja guardia y escritor de una larga lista de títulos, le vengo siguiendo la pista hace rato. No es que haya leído gran parte de su extensa bibliografía, pero lo poco me basta (además no se puede exigir más cuando se habita en una ciudad donde las librerías y por ende los buenos libros -que no necesariamente los conseguimos en ellas- son escasos) para saber que el tipo me ha pegado. Es un escritor que sabe llegar y eso es lo importante cada vez que se agarra un libro suyo.

Lo último que he leído de él ha sido Las chicas de alambre, una novela que en dos escasos días he consumido hasta la saciedad. No he quedado defraudo, tal y como lo esperaba. Ya antes Mis salvajes rockeros me entretuvo, me dio mayor energía para dedicarme con responsabilidad a mi tarea de periodista rockero, y mucho antes (quizás en mis años de adolescencia) Cadáveres bien parecidos fue un descubrimiento que me dio -a pesar de tanta muerte impregnada en las páginas- ganas de vivir. Ganas de ser uno de aquellos rockeros que habían alcanzado la gloria haciendo música, su música, aquella que no pude también lograr, porque mi banda se fue a la eme meses después de grabado el promo casero, que en la actualidad nadie conserva.

Las chicas de alambre. Sí un título sencillo, pero con mucho significado, el mismo que vamos aceleradamente conociendo gracias a la incursión del protagonista: un periodista de revista cuyo propósito es descubrir si una modelo, parte de las tres chicas que hace diez años fueron las top model más famosas en el mundo del modelaje y la farándula y por ende de cuanto país Occidental y Oriental estuviese en onda, continúa viva. Jordi logra con su personaje reportero mostrarnos la frivolidad y desencanto detrás de las pasarelas, las enfermedades que esconden la delgadez de los cuerpos, la madurez alcanzada para sobrellevar la presión y las responsabilidades, y sobre todo el ambiente pútrido al que se ven envueltas quienes alcanzan la gloria del modelaje.

Luego de terminar la última página, en la que el autor advierte que ha demorado diez años recopilando información para redactar finalmente esta obra y que la mayoría de los datos son basados en hechos reales, me ha llegado la imagen Angeline Jolie. Fue una top model famosa, alcanzó la gloria, vivió con frenesí, se entregó al consumo de la coca, de tanto frecuentar con drogadictos y compartir jeringuillas se infectó de sida, su madre la acompañó en el final y contempló cuando la cama donde yacía se empapó de sangre que brotó de su ano, tal vez de su vagina; eso fue todo para ella. No recuerdo el título de la película, pero me impactó.

Jordi no es tan crudo en su narrativa, nos acerca al submundo que habita fuera de la pasarela y sesiones fotográficas, más allá del poster idolatrado que yace en cientos y tal vez millones de paredes contempladas por cientos o quizás millones de jóvenes. Es una historia descomplicada, de narrativa absorbente, con harta reportería, un tanto de amor y mucho de obsesión por parte del protagonista, quien sueña con encontrar viva a la modelo que hace aproximadamente diez años (y luego de que sus dos amigas, y modelos famosas, muriesen) huyó de todo el caos que la rodeaba para encontrar paz o tal vez morir negándose a una cámara fotográfica.

No puedo pedir más. No miento, necesito continuar leyendo a Jordi, quizás en el momento menos indicado logre encontrarme con alguna otra de sus obras (yal y como me ha sucedido con sus libros hallados). Mientras tanto Las chicas de alambre -o por lo menos Vania, la modelo dada por muerta y refugiada en una isla de Latinoamérica- permanecen a mi lado, solo hasta que me enganche a otras historias. La vida y las lecturas continúan.

lunes, 25 de agosto de 2008

Una madre macabra




Me horroricé, no, no fue eso simplemente, sentí mucha ira, pero en el fondo pena por saber que dos niños de apenas cuatro y cinco años eran brutalmente agredidos por su padre (un borrachín al que habría que darle una lección). Eran mis vecinos.

Ha pasado quizás más de un mes desde que vi aquella escena, pero suelo recordarla cada vez que miro a mi hijo sonreír y me repito que jamás seré como aquel salvaje (u otros peores). Tampoco como mi madre, que puede pasar fácilmente de la alegría a la ira con una desesperación asfixiante.

Mi madre. Las madres. Nuestras madres. ¿Cuántos no sentimos un buen golpe emocional o físico de su parte? desde luego siempre el amor volvió a la normalidad el cause familiar, borrando cualquier daño. Pero los recuerdos están ahí archivados y amontonados, siempre estorbando.

Baby blues, una cinta estadounidense de terror, me ha regresado a mi infancia, a la de mi hermano, a la de aquellos miserables niños atemorizados. Todo porque el film narra la historia de una madre que bien pudo ser una de las nuestras, aquellas con depresión post parto, nervios alterados y esquizofrénica. Nadie niega que en nuestro país -así como muchos otros- se ame la violencia. Hemos sido criados (por lo menos una mayoría) con la enseñanza del garrote. Hemos aprendido a punta de nalgadas, cocachos, reglazos (los más consentidos); también a punta de puñetazos, patadas (los menos consentidos); y, cuando la violencia ha sido extrema: cuchillazos, asfixias y balazos.

Y es en esta última lista de agresiones alejadas de la normalidad que se centra Baby blues. La madre en un punto determinado pierde el control de su vida y de la realidad, los resultados: tres niños muertos y uno sobreviviente, huyendo de la casería de la mujer enferma que intenta castigarlo de la única forma sangrienta que ha encontrado.

Cinematográficamente no es una maravilla, hay escenas absorbentes, pero de ahí a que sea una cinta importante de consumir quedan muchos peros. Es quizás ese horror tan común dentro de un hogar lo que la vuelve a ratos interesante, aunque estorben los lugares comunes del cine de terror.

Un film que a muchos hijos con historias de maltratos intrafamiliares estremecerá. Hay terror, sin duda, pero no el que se espera.

miércoles, 20 de agosto de 2008

Los cazadores capitalinos



Entrevista a la banda quiteña Likaón


La primera vez que los escuché en directo fue hace poco, en el concierto realizado en Montecristi (en Manabí), hasta donde acudieron para formar parte del cartel de ese histórico día.
Formados en 1995, con más de ochenta presentaciones en distintos espacios geográficos del país, dos trabajos publicados y uno nuevo en camino, y la característica de poseer dos vocalistas, son una de las bandas posicionadas en Ecuador, tanto por su música como por el enganche que logran en directo.
Actualmente la banda la conforman Boris Vizuete (Guitarra) Juan Vizuete (bajo) Marco Pintado (batería) Marco Valladares (voz) y Jorge Viteri (voz).
Conversamos con Juan Vizuete (bajista) y Jorge Viteri (segundo vocalista) acerca de la banda: su pasado y presente. Sin más, con ustedes Likaón.


ALEXIS: Likaón en el contexto nacional -y en parte internacionalmente- es una banda de peso, así lo han demostrado sus trabajos y sus presentaciones en distintas partes del país ¿cómo ve la banda estos trece años de carrera musical?
LIKAÓN: Han sido trece años de constante crecimiento y aprendizaje. Likaon ha sabido mantenerse, a pesar de las limitaciones inherentes al medio, gracias al compromiso de sus integrantes y a la regularidad de su alineación, en ningún momento se ha pretendido ser una agrupación que va con la moda, sino al contrario, lo que se busca es manifestar de manera honesta y directa nuestros ideales y tendencias musicales. La banda ha trabajado con un estilo independiente e incansable, a lo que se debe sumar la energía de las presentaciones en vivo, con lo que se ha logrado un posicionamiento en la escena metalera y podemos decir que estos trece años hemos estado destrozando cerebros.
Sin duda han existido momentos difíciles que hemos sabido sobrellevar y actualmente dedicamos nuestros esfuerzos en la edición y lanzamiento de un nuevo trabajo. (Jorge Viteri).

A: Hasta ahora tienen grabados los trabajos Likaón (demo, 1997) y Acorralados (CD, 2003), sé que actualmente están por editar otro CD ¿cómo se titulará, cuántos temas contendrá y en qué se diferencia de los anteriores?
L: Nuestro tercer hijo se llamará “Soy el enemigo, él es el peligro”, el mismo que consta de trece temas, que coinciden con nuestros trece años de existencia, dos cortes son reediciones de canciones del demo Likaon (El Loco y Futuro Incierto).
En este CD regresamos a nuestras raíces mindscore y grindcore de los 80’ y 90’. Tampoco hemos dejado de lado los otros géneros que nos apasionan (death, hardcore, thrash).
Existen otras diferencias con los trabajos anteriores, como la adición de una segunda voz y un sonido mejor logrado y más compacto. (Juan Vizuete).

A: ¿Líricamente este nuevo trabajo mantendrá la misma línea de crítica social que han llevado adelante?
L: El nuevo trabajo es incluso mucho más frontal, crítico y anárquico en sus líricas y a pesar de haber escrito muchas de las canciones hace algún tiempo, éstas no han perdido vigencia y se puede decir que las coyunturas actuales provocan aún más el lanzamiento del disco. Hablamos de la unidad latinoamericana, del reconocimiento y defensa del medio ambiente, de la diversidad cultural y étnica de nuestra gente, de la agresión abusiva de multinacionales y gobiernos extranjeros, de la intolerancia social y policial y de otros temas cotidianos pero no por eso inadvertidos de la realidad ecuatoriana. (Jorge Viteri).

A: Para quienes por primera vez conocen a la banda ¿qué significado tiene su nombre y cuáles son los objetivos trazados desde su creación?
L: LICAON es una animal que pertenece a la familia de los cánidos (perros, lobos, etc.) con una etología (comportamiento) muy especial, lo llaman también Perro salvaje o Lobo africano. Vive en las sabanas africanas y es uno de los predadores más eficaces debido a que caza estratégicamente en grupo y comparte sus capturas entre todos sus miembros, teniendo un comportamiento muy solidario con todos y todas los que integran su jauría (algo con lo que nos identificamos). Pero en si, LIKAON significa trece años de trabajo duro, de estar en las tablas, de cabreaderas y alegrías, de dar todo y sacarse la puta cuando tocamos.
Desde nuestros inicios, nuestro objetivo principal fue hacer música propia, rápida, potente, agresiva y con mucho sentimiento. (Juan Vizuete).

A: Empezaron como cuarteto y hace pocos años incorporaron la segunda voz ¿qué otros recursos y personal planean incorporar para desarrollar su música?
L: La inclusión de Jorge “gordo” Viteri en la segunda voz ha permitido dar mayor fuerza y versatilidad musical dentro del estilo en el que se ha desarrollado Likaon, debido a que se han podido combinar vocalizaciones guturales graves y agudas e incluso voces limpias.
En determinadas oportunidades (en vivo) se ha agregado vocalización femenina y alguna ocasión hemos utilizado sintetizador, megáfono, scrash y ciertos instrumentos de tipo tribal, sin embargo la estructura básica de la banda es la que se ha mantenido y no hay planes para variar esta situación porque así estamos satisfechos.
No se sabe que pueda ocurrir en el futuro, pero si se llega a incorporar más personal con otros instrumentos serán como artistas invitados, no como parte de la banda. (Juan Vizuete, Jorge Viteri).

A: Casi ochenta presentaciones a lo largo de su carrera como banda ¿cuál ha sido su visión para mantenerse activos y creativos sin bajar la guardia?
L: No ha sido fácil, ya que esto es como un matrimonio, si entre dos a veces las cosas se complican para lograr un consenso, imagínense entre cinco, cada uno con diferentes experiencias y criterios. Sin embargo todos tenemos algo muy en común que nos ha mantenido unidos y es el compromiso con la banda, la satisfacción espiritual que da la creación musical y el hecho de poder expresar ideas y sentimientos con la música (Juan Vizuete).

A: ¿Es cierto que el éxito de toda banda, más allá de su creatividad musical e intensidad en las presentaciones, depende de la promoción adecuada que logre?
L: Si vemos al “éxito” como el lograr que la música y las propuestas lleguen a la mayor cantidad de gente posible, entonces si se necesita de una adecuada promoción y mucho más en un mundo “globalizado”, de cambios rápidos, de alta tecnología, de información en segundos. Se debe utilizar de una manera apropiada la gran cantidad de medios que están disponibles en la actualidad, tanto tecnológicos (internet, mp3, redes virtuales, etc.) como comunicativos (en especial medios radiales, televisivos e impresos de contrainformación).
Pero aquí lo importante es no olvidar el sentido underground o de contracultura en el que nos desenvolvemos, el cual crea espacios alternativos y trasgresores a esta sociedad de consumo que nos invade cada vez más. (Juan Vizuete).

A: Su música es una fusión de algunos géneros dentro del metal pero ¿existe una clasificación personal con la que identifican lo que hacen?
L: Al referirse a la música de Likaon, el público ha mencionado que se trata de thrash, death, metal core, power y un toque hardcore. El estilo es particular sin duda y esto es debido a la conjunción de nuestras influencias (Sepultura, Fear Factory, Sociedad Alkoholika, R.D.P., Deicide, D.R.I., etc.), de nuestras líricas y de nuestras propias realidades creativas. Ahora hemos evolucionado hacia sonidos más crudos y rápidos, por lo que ahora se podrá decir que somos hasta un chance grindcore otra vez.
No nos gusta encasillarnos, lo que si sabemos es que es música extrema, sincera, independiente con mucho sentimiento y energía (ñeque). (Jorge Viteri).

A: Este año ha sido de acontecimientos desfavorables para el movimiento rockero a nivel nacional, se ha hablado sobre los rockeros y su inclusión social, pero contradictoriamente han vuelto a presentarse los prejuicios de siempre y la represión absoluta parece aguardar pacientemente el momento indicado para imponerse ¿qué proponen como músicos y artistas a la vez ante esta problemática? ¿es necesario, como creen algunas personas, vincular al rock con la política para hallar soluciones?
L: La música puede expresar una ideología social como en nuestro caso, sin que ello nos comprometa con ningún partido o líder político, los cuales suelen velar por sus propios intereses.
En la tragedia ocurrida (incendio en Factory. N. E.) es lamentable que existan quienes intenten sacar provecho en base a la sangre de otros. Algunos han hecho plataforma, alzándose como los representantes incuestionables de todo el movimiento, cuando en realidad siempre lo dividieron al segregar a la gente seguidora de otros estilos (como el gótico), que no son de su gusto.
Ciertos medios de comunicación también hicieron buen negocio al tratar la desgracia con distorsiones descaradas y abusos morbosos del dolor ajeno, fue así como reportajes, programas de opinión, farándula, encabezados y fotografías escandalosas fomentaron la intolerancia hacia todo tipo de rockero, hasta que se terminó la novedad y se olvidaron del tema. Hasta ahora no hay culpables y todo parece que va a quedar así.
Sin embargo el rock se ha desarrollado y mantenido a pesar de los enemigos internos y externos; siempre que el músico y el público rockero muestren actitud e irreverencia, mientras haya unión y tolerancia dentro del mismo movimiento y se luche constantemente contra sus malos elementos y contra las amenazas externas, el rock se mantendrá vigente. (Jorge Viteri).

A: Un gusto que se hayan tomado el tiempo para contestar estas inquietudes, si desean argumentar algo más este es su espacio.
L: Gracias por el apoyo a ti y a Marfuz, es nuestro deseo que esta publicación siga adelante para ayudar a apuntalar el movimiento metalero de Manabí y del país. Esperamos visitar y tocar en tu ciudad y en otros sitios de la provincia muy pronto en la gira del nuevo CD “Soy el enemigo, él es el peligro”. Y un saludo para toda la gente que apoya al movimiento. (Juan Vizuete).

Para conocer más de la banda pueden visitar los siguientes link:
www.myspace.com/likaon
www.hi5.likaonmetal.com


jueves, 14 de agosto de 2008

Ese vacío persistente




desearía no saber ahora

lo que nunca supe entonces...

una retrospección

los recuerdos me castigan una vez más

a veces recuerdo todo el dolor

que he visto

a veces me pregunto

qué pudo haber sido...

Anathema, Regret

Recuerdo haber leído que Dylan Thomas en cada uno de sus recitales dejaba confirmada su labor de poeta, que Bukowski antes de subir al escenario prefería vomitar un poco para aplacar los nervios y ser el tipo que era frente a los demás. No puedo ni lo uno ni lo otro. No busco ni lo uno ni lo otro.

Solo es el vacío persistente que está antes y después de leer en público, lo que me marca; esa nada absorbiéndome lenta y desesperadamente hasta prenderme de un cigarrillo (al que ya he dejado en paz y al que sin embargo vuelvo de vez en cuando) o de alguna botella al primer ofrecimiento. No son nervios, menos el llamado pánico escénico. No, es algo más, un absurdo que convive a mi lado, una sensación asfixiante que la realidad no puede aplacar.

Dejaré de leer en público. Quizás sea la solución a no sentirme tan desdichado una vez que bajo del escenario, que los aplausos se apagan, que me sumerjo nuevamente en el asiento en el que estuve antes de partir y salir de mi anonimato poético.

¿Que por qué tan depre a estas alturas de la semana? porque desde anoche que leí en el Banco Central de mi ciudad, el insomnio no ha dejado de agarrarme los sesos y machacarlos cruelmente, porque anoche ese vacío, esa nada, ha vuelto a prendérseme como siempre de las reservas casi agotadas de positivismo (ello explica mi escaso aparecimiento en público). No hubo ofrecimiento de botellas, solo cigarrillos, muchos cigarrillos contradiciendo mi adicción abandonada.

Ahora solo tengo ganas y fuerzas para sumergirme en las voces que brotan de dos parlantes: Anathema, Katatonia, Antimatter, My dying bride, Lucybell…mis lugares comunes, mis esperanzas comunes.

Dejaré de leer en público. Lo cual puede ser que ya esté ocurriendo, porque de las tres invitaciones en estos dos últimos meses, solo me he decidido por la última. Quizás mi despedida. Porque al final de cuentas lo que busco es ser un poeta y no un declamador ni lector frente a un público que espera magia en la poesía.

lunes, 11 de agosto de 2008

El sentido de auto gratificación




Entrevista a la banda mantense Aneurisma

El thrash metal en Manabí ha sido uno de los géneros de aparente predilección, y digo aparente, porque no ha habido banda que haya durado desde su creación hasta nuestros días (actualmente existen cuatro bandas nuevas). Han sido proyectos que no han llegado lejos, de corto tiempo, con apenas algún material testimoniando su existencia o dejando el género inicial para radicarse más allá: en terrenos extremos.
Una de estas nuevas bandas impulsadoras del thrash metal en Manabí es Aneurisma, creado en el 2002 por jóvenes mantenses que se aferraron a la idea de hacer la música que tanto los ha influenciado (quizás esta era una de sus manías de tocar en sus repertorios más covers que temas propios). Seis años de recorrido en su hoja de vida, los mismos que han ayudado a madurar las ideas y los objetivos, tanto así que por fin decidieron grabar su primer demo: Beast of destruction.
Actualmente la banda la integran los hermanos Pillajo: Damián (vocalista) y Oscar (segunda guitarra); también los hermanos Rodríguez: Félix (bajista) y Arturo (primera guitarra); y Luis Soledispa (batería).
Conversamos con todos ellos para conocer más de su reciente trabajo y sus expectativas en cuanto a la agrupación.

Alexis Cuzme: Es evidente que ustedes han sido una banda que, como muchas otras bandas, no empezaron haciendo lo que hacen ahora, si no que han evolucionado hasta dar con el género adecuado para expresarse ¿cuánto les ha costado todo este proceso musical?
Aneurisma: ¿Hemos evolucionado? tal vez, de manera espontánea y natural. Lo que si hemos notado es un cambio en nuestra mentalidad. Mayor madurez y lo hemos reflejado en la composición de nuestro demo en el cual tratamos de expresar nuestro coraje, odio y oposición a los estándares sociales.

A.C.: Beast of destruction es su primer demo, el mismo que escuché una y otra vez por varios días y me agrada, hay en él un aire (demasiada atmósfera) de Metallica, Megadeth y algo de Over Kill que lo vuelve por ratos interesante ¿por qué han debido esperar seis años para al fin tener un registro propio?
A: Es muy obvia la influencia de estas bandas en nuestras composiciones. Pero, si remontas a la historia de Aneurisma, te darás cuenta de que justamente estas bandas son las que nos dieron la pauta para sembrar las bases de nuestra música. Hemos tardado mucho tiempo, casi tres años pensando en componer, y solo un par de meses en hacerlo y grabar. Hemos cambiado varias veces de músicos, hemos variado en estilos (hasta heavy) pero el tiempo también equivale a experiencia, y llegó el punto en que dijimos, ya es hora.

A.C.: No se puede negar que todas las bandas de metal son influenciadas por otras bandas más antiguas, en Beast of destruction es fácil identificar a las agrupaciones citadas en la anterior pregunta: los cortes de guitarra, batería, bajo, los registros en la voz, en los coros, así lo testimonian. Sí, se trata de thrash, un género, que como todo género dentro del metal posee una estructura establecida, pero ¿acaso el fin de una banda no es el de intentar dejar para la historia musical un trabajo sobresaliente?
A: Hay dos cosas interesantes en esta pregunta muy capciosa. Primero que como banda hemos apenas iniciado con este demo, aunque tomó tiempo, y el mismo no representa que la línea Metallica-Megadeth será una constante en próximos trabajos. Y segundo que si preguntamos cuál es la finalidad de cada banda podrás encontrar tantas ideas como bandas haya. Para nosotros hacer música tiene un sentido de auto gratificación, principalmente, más que marcar hitos y lo que venga después se da por añadidura.

A.C.: Desde su perspectiva ¿cuánto daño puede hacerle a una banda el dejar que las influencias musicales se apoderen de su sentido creativo?
A: ¿Por qué preguntar sobre el daño? ¿por qué no preguntar cuánto favorece la influencia de bandas que ya han marcado un camino? de ahí en adelante, pensamos desviar un sendero propio.

A.C.: Reafirmo: Beast of destruction es un demo agradable porque proviene de una escuela del thrash no clásica, si no más bien tradicional. Hay armonía y agresividad concatenadas, ¿fue este el objetivo que buscaron desde el momento en que se propusieron grabar este trabajo?
A: Bueno, esencialmente las bandas que nos han influenciado concadenan esas dos características como base de su música. Esto es lo que hemos aprendido, y en la búsqueda de “el sendero propio” estos dos aspectos seguirán siendo constantes.

A.C.: Coméntenme sobre el concepto lírico en los cuatro temas que componen Beast of destruction y por qué cantarlos en inglés y no en español?
A: El Beast of Destruction, simplemente se resume en cuatro nos: no a la guerra, no a la traición, no a la manipulación, no al homicidio, una clara perspectiva e imagen del mundo, hipócrita, blasfemo y elitista, que circundamos.

A.C.: Corrosión, Zanjar y Aneurisma en Manta, y Barbarie en Portoviejo, conforman cuatro bandas que gustan hacer thrash metal ¿a qué se deberá que este género sea uno de los más practicados en Manabí?
A: Es simple, no solo el thrash es uno de los géneros que tiene pocos adeptos, al igual que otras bandas en la provincia, esto simplemente se resume en que, todo grupo tiene derecho a hacer la música que más le guste, los estilos y géneros son variados, a nosotros nos gusta el thrash metal, y no podemos exigir que a otras personas les guste, nosotros respetamos las inclinaciones de cada una de las bandas antes mencionadas aunque no compartimos su línea ideológica y hasta en cierto punto musical ya que una banda de Thrash Metal tiene que tener una base cimentada en un concepto más que ideológico, si no más bien sensitivo ante toda la problemática existencial del mundo que nos rodea, la música es más que abolición de religiones, y hablar del anticristo, es el derecho a expresar una idea fundamentalista, centrada y conceptual, de un mundo que se encuentra cada día más en decadencia.

A.C.: El thrash metal siempre ha sido un género que ha puesto de manifiesto una ideología en contra de la guerra y las perversidades humanas, como buenos thraser ¿comparten esta ideología? y si es así ¿cómo pretenden ayudar a que este planeta, o por lo menos su espacio geográfico, no sea tan enfermizo como lo es en la actualidad?
A: Si, lo necesitamos, no como integrantes de una banda de thrash metal, sino porque somos humanos. La perversión, como la conoces, es un rasgo de la personalidad de cada “ser humano”, es inevitable... innegable, esta ahí, y vivimos con ella día a día. Lo que viene de ella (inconciente), nos lleva a lo que es este mundo actualmente. En definitiva cambiar el mundo es una cuestión individual, empieza por cada uno y de cómo la culpa te pone en el plano de querer salvar el mundo. No queremos salvar nada, queremos ser mejores “humanos”, y tal vez vendrá de ello algo bueno.

A.C.: Manta en los últimos dos años se ha vuelto una ciudad violenta, con un promedio de dos acribillados a la semana ¿aprovechan esta problemática y la enfocan a su creatividad musical o simplemente son hechos que no les interesan ni sirven para sus propósitos?
A: Sobre los problemas de la sociedad, intentamos buscar más allá de los hechos y deseamos hablar de lo que creemos que son sus causas. Aunque el tema delincuencial no lo hemos tratado, si hemos hablado de factores que podrían influir en este tema: ocultación de la verdad, falsas doctrinas, aceptación de degradación como constante en la humanidad.

A.C.: Ha sido un inicio de año de productividad para la banda, poseen su primer demo y están moviéndose en la organización de conciertos dentro de su ciudad ¿qué más proyectos esperan concretar en este 2008?
A: Vamos a seguir componiendo y mejorando los temas que se tienen ya realizados. Estamos trabajando en contactos en ciudades de mayor salida y esperamos concretar por fin un concierto de lanzamiento del demo (esperamos que pare la discriminación al movimiento metal).

A.C.: Por ahora es todo amigos, volveremos a dialogar en su momento indicado. Mientras tanto adelante con la difusión de Beast of destruction y si desean argumentar más a esta entrevista este es su espacio.
A: Estamos agradecidos por sobre manera con toda esa gente que ha apoyado a la banda desde sus inicios: prestaron sus garajes, alguna vez acolitaron amplificadores, pusieron las cervezas, o al que simplemente dijo “Bien, flaco” etc... A los que critican y criticaron, ha aquellos habladores sin sentido, e hipócritas escondidos, también, pues gracias a ellos tenemos la satisfacción de decir “Cuando los perros ladran, avanzamos mi querido Sancho”. Saludos a nuestro ex baterista, Andrés Pillajo, quien grabó con nosotros este demo, éxitos en tu carrera, y a Lourdes, quien nos ha colaborado sin ser metalera.
El metal no solo es la visión de un futuro más real, altivo y prometedor, ante nuestra propia perspectiva, es la esencia misma del espíritu, orgullo y sentido que ha perdido el ser humano ante su propia involución, el sendero mismo de la vida.

lunes, 4 de agosto de 2008

Los versos que nos anidan




“Las mujeres duermen con las manos en su sexo”, es una afirmación provocadora, proveniente de una poeta provocadora. Y es que Pravda (2007, Drugos de la naranja) de Andrea Samaniego (1985), es un canto prohibido, un grito ensordecer para cuantos mojigatos aparezcan en su onda destructiva. No es poesía para leer y dejar apaciblemente en un espacio, estrujada junto a otros libros. No. Es poesía para consumir una y otra vez por las distintas lecturas que sugieren sus versos eróticos y hasta transgresores: “descuelgo nuestra araña y la anido en tu sexo”.

Samaniego se adentra en aquella naturaleza humana donde los cuerpos desarrollan su propio lenguaje y las palabras quedan en segundo plano, aunque en su poesía ocurra todo lo contrario, logrando que sean las palabras quienes trasmitan el lenguaje que los cuerpos continuarán: “se impulsa con todos sus brazos y todos / sus años para arrojar la mano inerme hacia un / encuentro con su sexo”. O también cuando nos recrea este cuadro: “Él abstraído en / la / temperatura del coito. / Ella acomodándose la pelvis”.

Pocos serán los lectores que soporten figuras tan chocantes en su poesía como: “(…) después de absorber mil olores; el olfato se muere con la memoria saturada del recuerdo del sexo que por primera, tercera y última vez frotaste contra la quijada.” O cuando revelando sus secretos (que son los secretos del colectivo, encerrados con llave para continuar clandestinos) nos dice: “Jugueteo con los pliegues de mi clítoris, / para que se te pudran los silencios en el / calabozo que dejaste en mi nuca”.

Pravda es un testimonio voyeur: “Siempre me entretengo en el caminar de la / gente que no sospecha que la observo”, y del ahora, que retrata la contemporaneidad en su esencia, más allá de las luces de un escaparate en un centro comercial, un antro de mala muerte, un club privado, una cena glamorosa. Pravda es un poemario que comprueba la labor poética de esta autora, porque hace de la infructuosidad de las relaciones y la convivencia cuadros pausados y reales, capaces de hallar nuestro punto débil y corroernos hasta sentir muchos de estos versos anidándonos.

A continuación algunos de los poemas pertenecientes a Pravda.

Escenario 80
Vuelvo a suspenderme de la palabra fakir, la
tarea de la “maga” a desarticularte,
desarticularme, en minúsculas piezas
de dominó.

Soneto1/3
Hace cuarenta kilómetros
tal vez, antes de que la lengua se me
cayera en tu garganta, hubiese
dicho:
-La mía, la tuya.

Toma 15
Algún día se me ocurrirá pintarte sin boca,
para que ni los silencios se te escapen.