domingo, 29 de julio de 2012

Marea llena o take me to the limit one more time (capítulo 1, parte 15)



-0-
Entonces, Pulido, conoció al ingeniero Faulques, que tenía un pequeño negocio de construcción y se entrevistó con él para trabajar de vendedor de cerrajería civil, industrial y portuaria. El encuentro de Pulido con el ingeniero Faulques fue a través de la madre de Pulido ya que ella lo había contratado para que Faulques le construyera un cerramiento a la villa. La pobreza venía de la mano de la delincuencia que estaba obligando a las familias a vivir encerradas como sardinas con las ventanas y puertas llenas de barrotes, las casas dentro de grandes murallas y todo herméticamente cerrado con tranca palancas.
Pulido salió bien temprano de su villa para ir a la casa del ingeniero Faulques. Caminó por todo el malecón, dejándose llevar por el empujón de la fría brisa del mar, la playa lucía sucia, llena de botellas de cerveza, papeles y desperdicios, las olas eran grises y el mar reflejaba, como un espejo, los rayos de un sol macilento que se asomaba tímidamente por en medio de las nubes. A la altura de la iglesia viró a la izquierda para internarse en ese barrio de villas con arquitectura de los 60’s. Frente a la casa del ingeniero Faulques, Pulido se quedó sentado en la vereda en espera de que salga el ingeniero. Joey daba una lastimosa impresión de un vagabundo con unos jeans viejos, zapatos nikes de caucho sin medias, una barba y unos bigotes sin rasurar de varios meses, en lugar de alguna camisa llevaba puesto una chompa de tela blue jean a la que le había cortado las mangas. ¡Qué diferencia de este Pulido de los 90’s con el de finales de los 80’s cuando se fue bien acicalado a su primer trabajo! 
El ingeniero Faulques realizaba todo tipo de ampliaciones, cerramientos, puertas metálicas y de acordeón, camas para hospitales, escaleras de incendio, pozos sépticos, estructuras metálicas.
Joey viajaba por toda la península de Santa Elena en busca de construcciones donde poder colocar sus servicios. Lo más duro era cotizar la obra a precios competitivos en un mercado en el que el negocio de la construcción es muy restringido. De todas maneras, Joey consiguió cerrar un negocio de puertas metálicas de acordeón para el parqueo de un banco y unas estructuras metálicas de un condominio. En el taller donde se realizaban las estructuras metálicas lo tenían bien mordido como fumador empedernido y se le reían a sus espaldas. El ingeniero Faulques lo empezó a marginar y ya no le daba importancia a los presupuestos que Pulido traía afanoso. Después empezó a criticarlo porque una buena parte del sueldo y de las comisiones que Pulido ganaba las gastaba en comprar periódicos. 




En una ocasión Joey escribió un cuento titulado: DE GRIS A BLANCO, que trataba sobre una familia de hijos adoptivos, que se enfrentan a la dura realidad de la orfandad por parte de la madre adoptiva, y de la cercana muerte del padre adoptivo, el señor Adler que agonizaba.
Artie es el hermano mayor, el importante negociador, el empresario mejor y el más cuerdo de todos; Fabiola es una histérica que vive ahogándose en un vaso de agua, y Nicole una niña. Y en medio de todo este asunto hay un cuarto hermano, Ed, que es un soldado-paracaidista, mercenario, espigado como una caña, y que acude a la diestra de su padre adoptivo, justo en el momento de su agonía y deceso. Joey dejaba entender que entre Ed, el hermano mercenario y Fabiola, había una incestuosa pasión no consumada, lo que explicaba la perenne histeria de Fabiola. Hay escenas de pasión incestuosa y recriminaciones por un simple y casto beso en los labios dado en la cocina, que hace temblar y caracolear el vientre de Fabiola, y una escena de violencia en un bar al sur de la ciudad, donde el mercenario Ed, silencioso y extraño, acude de la mano de Nicole, y donde es casi masacrado por un obeso belicoso, tosco y gigante, hasta que el mercenario reacciona y le devuelve la paliza.
Hay insultos, citas bíblicas de Job y sentimientos de venganza. El cuento fue rechazado violenta y enloquecidamente por la dirección del periódico y el director llamó por teléfono al ingeniero Faulques para decirle que Pulido necesitaba una reprimenda ejemplar, y que en vez de escribir sandeces, se debería dedicar a aprender a soldar y a cumplir bien su trabajo de jornalero y que le iba a devolver todas las cartas que Pulido le había enviado. 
Cuando el empleado del periódico le devolvió su cuento, Pulido lo incineró ante sus congestionados ojos llenos de ira. Las demás cartas sobre política nunca fueron devueltas. Al parecer todo lo que Pulido hacía estaba mal hecho y la única consecuencia que traía este obrar errático e incesante era el desempleo crónico.
Luego vino lo peor. A los veinte y tres años Pulido sufre un fuerte remesón en el corazón que casi lo paraliza. Quedó tirado en el suelo de su casa desde las seis de la tarde hasta las nueve en que logra salir por sus propios medios con rumbo a la Clínica Gentile. El doctor de turno le preguntó, al examinar las muestras de orina y el electrocardiograma, si Pulido usaba drogas y al escuchar la respuesta afirmativa, le dijo.

- Si usted sigue fumando tabaco morirá de un derrame cerebral, de un paro respiratorio o de un paro del corazón. La nicotina le produce una interrupción entre la orden que da el cerebro de funcionar y bombear sangre y el corazón. Lo que ha tenido ahora es una fuerte taquicardia, que es un grito de aviso de su organismo para que se detenga.




Como consecuencia de todo esto, Pulido se quedó otra vez sin empleo y se fue a vivir tres meses en Montañita. Los amaneceres violeta y rosa se sucedían días tras días con su bello esplendor, unos días pasaban de manera rápida y otros transcurrían lenta y perezosamente. Algunas veces el día lucía un sol tímido que apenas coloreaba de rosado los pómulos y las partes más sobresalientes de la piel y otros días amanecía lloviendo durante todo el día. El tiempo en Montañita tenía días en que  el mar estaba repleto de olas, paisajes folclóricos, burritos de carga caminando por la playa llena de rojos cangrejos y blancas gaviotas, dunas de arena, construcciones de madera, pozos sépticos, atardeceres alucinantes, y noches mágicas, alumbradas por espermas y música de los EAGLES como “Tequila Sunrise” o “The girl of  yesterday”,  que Pulido escuchaba en la radio de pilas.

Tuvo el placer de asistir a un concierto de rock en la primaria del Espíritu Santo, donde tocaban el grupo EASY y COMPANY, con su famosa balada COCAINE del cantante Erick Clapton. Allí estuvo tomándose una Coca cola en lata, a la que le había echado un poco de ron helado. En una esquina y sentado en el suelo pudo ver a Pancho Jaime, “LA MAMA DEL ROCK”, esa sería la última vez que lo vería vivo antes de que le metieran tres balas repartidas entre la cabeza, el cuello y el tórax. 

miércoles, 25 de julio de 2012

Tres interesantes poemarios ecuatorianos


Por Augusto Rodríguez


Tengo la suerte de que siempre lleguen a mis manos muchos libros, a veces por el tiempo y las ocupaciones cotidianas no se pueden comentar, pero no quiero dejar de dar un vistazo a algunos libros interesantes como La otra, La misma de Dios de la poeta quiteña Aleyda Quevedo Rojas. No es dicha del poeta quiteño Juan Secaira V. y de Trilogía de la carne del joven poeta manabita Alexis Cuzme.

La otra, La misma de Dios (Ediciones de La línea imaginaria, 2011) es el último poemario de la poeta quiteña Aleyda Quevedo Rojas y es tal vez su mejor libro. Aquí está potenciado y llevado a los límites los discursos de algunos de sus anteriores libros como Espacio vacío o La actitud del fuego. Este nuevo poemario está dividido en varias partes y arranca con un hermoso poema al lago Cocibolca de Granada, Nicaragua. Y desde ahí nos adentramos a poemas eróticos de gran fuerza como: BESAS MI SEXO/ y reinventas en mi nuca/ Inicio y escape. Besas mi sexo/ y te busco en las películas de amor/ que retuve en la cabeza. Besas mi sexo/ concentrada, amorosamente, abstrayéndote del ruido. Hasta que reviento. Estallo de gozo. Grito llamando a la muerte. Me quedo en blanco/ regreso a una escena/ y arruino la armonía. Besas mi sexo/ cortado en dos. O un poema que nos dice: Y ME ABANDONÉ a los oscuros besos que guardabas. Gritando, los nervios en carne viva. Entregada en este extremo del sol/ tan cerca al Trópico de Cáncer/ que infame me quema/ como el último de los lanzallamas/ sobre pequeña boca de hielo ardiente. En la última sección del libro hay acercamientos al mundo del cine de interesantes resultados. En definitiva, un libro limpio, puro y trasgresor para leer y releer en pareja o a solas.

No es dicha (Ediciones el tábano, 2012) es un poemario del autor quiteño Juan Secaira V., interesante y que tiene lazos con su poemario anterior Construcción al vacío. Este no es un libro sobre la enfermedad como lo dijo o leí de un escritor cuencano. Yo diría que este libro se enfrenta a las alucinaciones, a las drogas, a los discursos sociales o hasta populares como el fútbol o sobre la crisis de los sentidos y el existencialismo. Con un manejo de imágenes acertadas y sobre todo con cortes que frenan y juegan con los ritmos, leemos el poema Ácido: Demolición/ hormigas/ subiendo una montaña/ sin/ fin. O el poema cabaret G: El placer/ insecto rojo/ corretea travieso/ escotes, respuestas/ doblegarse al juego/ concesiones ante la luz latiendo/ vencerse como un gusano/ caer/ rozar al insecto/ piel/ rictus/ del espanto. Poemario novedoso, trabajado hasta el mismo hueso o hasta la médula. Debe leerse con calma y atención.

Trilogía de la carne (Editorial Mar Abierto, 2012) del joven poeta manabita Alexis Cuzme es una suerte de antología de la toda la obra publicada de este autor. En una hermosa edición nos entrega sus poemas (algunos más pulidos y trabajados) de una forma aplastante y diversa. Legado de carne, Bloody city y El club de los premuertos es una saga de libros que el autor como el mejor de los cronistas-poetas nos ofrece algo de la violencia cotidiana y real de Manta. Personajes como el justiciero o el Vengador aparecen para darnos algo de pólvora y dolor. Leamos por ejemplo: ¿Quién dejó a El Vengador/ hacer de la venganza/ un oficio lucrativo? Escucho Criminal a todo volumen. La muerte desde dos parlantes/ es más hermosa/ que correr la cortina y ver a mi vecino/ agujereado en la cabeza. O este poema: Después que la mermelada/ de su sien/ salpicó los muebles y paredes, marqué el 911, saqué a mi hijo de su cuna y nos fuimos. La calle fue una feria de globos húmedos, reventados en cadena. La amé, pero no nos soportó. Cuzme es un poeta que trabaja en silencio y su obra merece ser más leída y apreciada en el contexto nacional. Talento y oficio le sobra. Tienen que leerlo.

sábado, 21 de julio de 2012

Segundo Festival de Poesía Latinoamericano SUMPAVIVE



JUEVES 16 DE AGOSTO

09H00 (COLISEO FRANK VARGAS PAZZOS)
Inauguración del II Festival “SumpaVive 2012”

PRIMERA LECTURA:
- Jorge Dávila Vázquez
- Jorge Valbuena
- Ana Minga
- Pablo Salazar Calderón
- Claudio Archubi
- Yuliana Marcillo

SEGUNDA LECTURA:
- Marcelo Villa Navarrete
- Andrés Lalé
- Edison Navarro
- Juan Secaira
- Aldo Novelli

POESÍA VISUAL:
Presentación de Manofalsa / Carlos Estela
Rocío Fuentes – Miguel Coletti
15H30 (MUSEO AMANTES DE SUMPA)

Presentación de la revista EGO-ísmo
Armando Alzamora – Edwin Angulo

TERCERA LECTURA:
- Andrés Villalba
- Freddy Ayala Plazarte
- Aldo Novelli
- Edgar Saavedra
- Claudio Archubi
- Jorge Valbuena

CUARTA LECTURA:
- Roy Sigüenza
- Carlos Luis Ortiz
- Juan Podestá
- Cristian Avecillas
- Jorge Dávila V.

20H00 (AUDITORIUM CIUDAD LA LIBERTAD)

PRESENTACIÓN DEL POEMARIO: “400 CUERPOS”, de Roy Sigüenza

QUINTA LECTURA:
- Santiago Vizcaíno
- Martín Zúñiga
- Javier Lara Santos
- Luis Carlos Mussó
- Fernando Escobar Páez
- Albert Estrella
- Andrés Villalba
VIERNES 17 DE AGOSTO

08H30 (CENTRO PARROQUIAL CHANDUY)

SEXTA LECTURA:
- Carlos Bernal
- Edison Navarro
- Freddy Ayala Plazarte
- Cristian Avecillas
- Pablo Salazar Calderón
- Santiago Vizcaíno

SÉPTIMA LECTURA:
- Rocío Fuentes
- Miguel Coletti
- Carlos Estela
- Reinaldo Cruz

OCTAVA LECTURA:
- Reinaldo Cruz
- Agustín Guambo
- Ana Minga
- Juan Podestá
- Juan Secaira
- Andrés Lalé
15H00 (SANTA ELENA)

Presentación del Libro: “Trilogía de la Carne” de Alexis Cuzme
“Mi patria es el infierno” de Calih Rodríguez

17H30 (BAR RAPA NUI – MALECÓN DE SALINAS)


NOVENA LECTURA:
- Calih Rodríguez
- Alexis Cuzme
- Marcelo Villa Navarrete
- Fernando Escobar
- Yuliana Marcillo
- Albert Estrella
- Agustín Guambo
20H30 (PLAYA DE SALINAS)
NOCHE SUMPEÑA
 
SÁBADO 18 DE AGOSTO

08H30 (RUTA DEL SOL)

CARAVANA POÉTICA – RUTA DEL SOL
13H00

ALMUERZO DE CLAUSURA – PLENARIA

María llena o take me to the limit one more time (capítulo 1, parte 14)


-0-

Por aquella época Pulido no podía ver a Doris en Canoa, y para mantener viva la llama de la pasión, Joey le escribía cartas de amor de dos páginas donde le narraba las cosas que hacía y lo que le pasaba en la casa con su esposa que venían acompañadas de postales de los hermanos Bolo y César Franco. ¡Y cosa curiosa!, a Doris no le mortificaban los celos por ver que su amante tenía estabilidad conyugal. El problema para Pulido era que Penélope no se diera cuenta de esas cartas. Por lo que Joey aprovechaba las madrugadas para escribirlas a mano y eran de este estilo:

Querida Doris:

En el trabajo todo es una lucha constante.
El ingeniero Van Der Voeken me tiene en línea y me manda a cualquier sitio donde surja una crisis o donde no se venda. La otra vez me mandaron a Quito y a los ejecutivos quiteños no les va bien que un guayaco les venga a dar charlas. Ellos empezaron a vender y en cambio fui yo el que empezó a perder terreno en los ingresos, pero al menos antes de irme dejé todo en marcha.
En Quito se me acercó una linda serranita y mientras me preguntaba sobre el asunto de los seguros me aprisionó una pierna con su sexo y yo sentí que me desvanecía. Me contó-cuando estábamos en la cama del hotel-, que su esposo trabajaba en asuntos petroleros.
Es tierna y dulce, pero no la volví a ver más, te lo juro.
Penélope tiene unos accesos de coraje con Danni y yo trato de tranquilizarla, pero ya te he contado el carácter que tiene. A veces me siento que estoy encerrado en un manicomio con las puertas y ventanas tapiadas. Sobre todo cuando a mí también me manda al carajo. Penélope tiene una habilidad para despertar la violencia en mí, pero el otro día, conversando con un amigo en EL MANANTIAL, que entiende esos asuntos de sicología, me dijo que, posiblemente, la violencia de mi mujer se deba a que quiera, inconscientemente, que yo la golpee, cosa que me parece muy posible. Es difícil encontrar tiempo para escribir mis análisis políticos y a Penélope no le gusta que escriba a máquina en las madrugadas porque no la dejo dormir bien. La otra noche se levantó de la cama furibunda y me mandó al infierno y yo tuve que controlarme para evitar explotar.
En mis ratos libres estoy trabajando para el ingeniero Denard. Él me dio unas herramientas Black & Decker para que las venda en las ferreterías, en los talleres mecánicos y en los departamentos de mantenimiento. La cosa no funcionó muy bien. Fui a los talleres mecánicos del Banco del Pacífico y nada; luego fui a los patios de los talleres de LA JULIA y tampoco concretaron nada. Un día creo que contraje algún tipo de hepatitis porque me dio ganas de orinar y cuando fui al baño mi orina era del color de la Coca cola, completamente negra.
El poco tiempo libre que me queda lo utilizo para leer sobre política, pero siempre soy interrumpido por una u otra cosa, simplemente, no tengo paz para hacer lo que me gusta.
Espero que te encuentres bien, me despido…

Joey



Con el tiempo el negocio de los seguros se fue a pique. Los clientes de los bancos ya no estaban interesados en prevenirse contra accidentes sino más bien en sobrevivir a los continuos movimientos cíclicos de la economía. Cada vez eran más los clientes que rescindían sus contratos y Joey empezó a trabajar a pérdida por lo que optó por salirse de ese negocio. Los clientes se le acercaban y le pedían que él les redacte una carta furibunda donde pormenorizaban todas las quejas que tenían sobre la forma en que el Banco les debitaba de sus cuentas la prima del seguro y cuando Joey llevaba esas cartas la secretaria, ella las censuraba y les cambiaba el tono de las palabras. En varias oportunidades ella le decía:

-      ¿Tú sabes lo que estás diciendo aquí?


Joey volvió a quedarse sin trabajo y sin un duro para la comida de la semana. Nuevamente se paseaba por las calles de su barrio, sube y baja la loma, fumando desesperadamente muchos cigarrillos y encerrado en su cuarto mientras leía novelas de Carson MC Cullers.
Hablaba con los vecinos sobre una posibilidad de trabajo, anotaba números telefónicos y llamaba en vano porque no habían vacantes, caminaba y preguntaba en los negocios del centro comercial cercano por una posibilidad de empleo y nada. Luego regresaba a su hogar desesperado y se encerraba en su cuarto a terminar de leer las novelas de Carson MC Cullers y así seguía su vida de manera interminable, sufriendo de angustias y preocupaciones.




Un día sábado, que Joey se encontraba en la casa recibió una llamada telefónica de Doris, y ella le contó que con unos ahorros que tenía se había comprado un taxi y que quería que Joey lo maneje.
Aquí comienza una etapa de la vida de Pulido que fue verdaderamente demencial. Joey manejaba el taxi sólo por las noches porque no tenía licencia y le servía a Doris de chofer para que ella amarre negocios con sus otros amantes. El punto de encuentro de Doris con los hombres que querían sexo, era en el bar de streap tease de un tipo de Canoa llamado TOCONIÑO. Todo el mundo le decía TOCONIÑO, porque de pequeño era muy engreído y no le gustaba que lo toquen, y cuando alguien osaba ponerle un dedo encima él salía gritando:

-¡Tocó niño!, ¡tocó niño!, ¡tocó niño!

Doris fumaba base para librarse de las inhibiciones y de los temores y poder ejercer su negocio tranquila. Además, cada vez que fumaba base, le entraban unas ganas tremendas de que Joey y nada más que Joey, la penetrara por el ano sin preservativo. Aquellas noches de droga, lujuria y sexo casi se habían borrado de la memoria de Pulido porque todo fue tan sórdido, tan demencial que a Pulido no le gustaba recordar las mujeres bailando desnudas sobre una tarima, dejando ver sus sexos al aire libre y enervando los ánimos de los hombres que estiraban sus brazos para que la dancer se acerque y se deje colocar un billete enredado en el calzón de baño. Aquellas mujeres lucían su desnudez como flores exóticas de otros países, sus cuerpos tatuados ya en los omóplatos ya en los glúteos, eran un desafío a la cordura.
De esta manera, Pulido y Doris, trabajaban yendo y viniendo de aquí para allá, unas veces trayendo clientes que tuvieran sexo con Doris, y otras veces transportando a TOCONIÑO con un maletín repleto de dinero o de droga. TOCONIÑO era una gran fumador de base por lo que su cuerpo era flaquísimo, sin nada de grasa. Hasta las grasas de la nalga se le habían escurrido por tanta fumadera. TOCONIÑO no era muy alto, pero sí un poco más alto que Pulido, su cabeza era calva, pero el poco pelo que le quedaba lo peinaba con gomina y meticulosamente, de piel blanca, usaba unos lentes que se le ajustaban mal al rostro, su nariz era larga como la de un europeo y su carácter era de cuidado. Sus ropas eran viejas, usadas y ajustadas en extremo a su cuerpo como si las hubiera heredado de su padre. Siempre usaba camisas manga corta y de color blanco y unos pantalones ya de color celeste o cafés, pero nunca variaba mucho la ropa. Daba la impresión de que una vez lavada la misma ropa se la ponía una y otra vez. TOCONIÑO no tenía padre ni madre ni familia. Su vicio de la base y su bar de streap tease era lo único que tenía en su vida junto con su conviviente Clara.
La mala suerte se había ensañado con Pulido, y Doris terminó enfermándose de SIDA, y mantuvo en secreto esta enfermedad que la condenaba a muerte. Ya no permitía que Pulido la tirase sin preservativo. Doris era tan exigente en este asunto porque sabía que la vida de Pulido estaba en juego. Incluso, en una ocasión en que se habían ido a Engabao, por el fin de semana, y a Pulido se le olvidó llevar el preservativo, Doris le cerró las piernas y las nalgas y lo mandó desde la punta de la playa de Engabao a la ciudad de Playas para que compre un preservativo o de lo contrario no tendría sexo con ella.
Doris tuvo que romper el secreto de su enfermedad cuando de manera fulminante empezó a bajar de peso, se le veían los huesos debajo de la piel, las costillas dibujaban arcos siniestros en su tórax y cuando su cuerpo empezó a mostrar las manchas y los estigmas propios de esa maldita enfermedad.
Pulido se sentía morir y tenía la cabeza enferma de tanta nicotina. Fue corriendo a un laboratorio de análisis sanguíneo para ver si él también tenía SIDA y las pruebas arrojaron resultados negativos. Tenía tanto miedo de ver los resultados que se demoró mucho en ir a retirarlos, pero cuando se encontró fortuitamente con la enfermera del laboratorio en la calle ella le dijo que los resultados eran negativos y que no tenía el virus del HIV.
Todo empezaba a cuadrar en la mente de Pulido: la insistencia de Doris en tirar con condones, el hecho de que sólo la penetrara por el ano, sus silencios funestos, sus lágrimas o su mal humor durante las noches o después de hacer el amor.
Cuando Doris estaba tan delgada y débil que ya no podía trabajar, le dijo a Pulido que vendiera el taxi para que tuvieran fondos para el entierro. Pulido vendió el taxi a TOCONIÑO y le entregó el dinero a la mamá de Doris y luego, cobardemente, desapareció. Joey Pulido tendría que arrastrar toda su vida en su conciencia con el hecho de que no estuvo en la velación y entierro de su amante preferida para decirle adiós. La mamá de Doris nunca le perdonó por eso.

lunes, 16 de julio de 2012

Evento en la Universidad Andina Simón Bolívar


Fecha: miércoles 18 de julio de 2012
Hora: 19h00
Lugar: sala Manuela Sáenz
Quito



El Área de Letras de la Universidad Andina Simón Bolívar invita al conversatorio y recital “8 poetas del siglo XXI: memoria, cuerpo y ciudad en la reciente poesía ecuatoriana”, a propósito de la edición de la antología Premonición a las puertas (17 jóvenes poetas ecuatorianos).
Participarán en el conversatorio:
  • Yuliana Marcillo (Chone)
  • Carlos Luis Ortiz (Guayaquil)
  • Fabián D. Mosquera (Guayaquil)
  • Alexis Cuzme (Manta)
  • Sonia Montenegro (Quito)
  • Víctor Vimos (Quito)
  • Johana López (Quito)
  • Andrea Samaniego (Quito)
  • Freddy Ayala (Quito)
Se servirá vino al final del recital. Esta actividad es abierta al público. 

martes, 10 de julio de 2012

Trilogía de la carne (presentación)

Dentro de la programación de ls VII Feria Internacional del Libro, Expolibro 2012, que se desarrolla en el  de la ciudad de Guayaquil, se presentará oficialmente el poemario titulado TRILOGÍA DE LA CARNE del autor Alexis Cuzme.

La presentación se realizará el viernes 13 de julio en la Urna Norte del Palacio de Cristal, Malecón 2000, sede de la feria. La presentación estará a cargo de la escritora Siomara España.

Hora: 20h00
Lugar: urna norte, Palacio de cristal
Guayaquil
Evento gratuito.

María llena o take me to the limit one more time (capítulo 1, parte 13)


 
PLAYAS GENERAL VILLAMIL

En la agencia de Playas la cosa era increíble porque el trabajo duraba hasta las cuatro y de ahí Pulido corría a la casa del gringo Andrés, alquilaba una tabla de balsa y se iba a coger olas en el punto de quiebre llamado EL FARO. Correr EL FARO en marea llena mientras se presencia el atardecer es una de las cosas más bellas y espectaculares que un hombre puede vivir. El agua era tibia, transparente y suave con la piel quemada por el sol, incluso en el anochecer. Pulido comenzó a experimentar de manera continua el placer de correr olas de noche junto a otros locales chiflados del surf de Playas. Lo más difícil era volver a recuperar el ritmo perdido. Es decir, bajar la ola desde la concha, sin estrellarse contra las rocas. Había muchos surfistas que por tratar de hacer este tipo de maniobras clavaban la punta de la tabla en el agua y la despedazaban. Entonces salían a la orilla con las tablas rotas por la mitad o con media punta de la tabla afuera. Cuando llegaba Pulido de Playas a su hogar lo salían a recibir los problemas, pero era su hogar. Al menos tenía un techo debajo del cual caerse muerto. Otras personas no tenían hogar ni un lugar al que pudieran ir a refugiarse. Nada de todas estas cosas eran ajenas a Pulido.
¿Entonces por qué lo veía todo como un error?, ¿por qué no hallaba la paz interior? A veces le daban unas crisis de angustia silenciosa y no paraba de moverse de un lado para el otro. Si se acostaba no podía leer, si se paraba no podía estarse quieto, era una desesperación constante que lo tenía agarrado de las válvulas del corazón. Subía y bajaba la loma en busca de un último cigarrillo, aunque sabía que su tráquea se estaba llenando de nicotina y que a veces le fallaba la voz y tenía que carraspear. Todo era un desastre, todo le parecía mal, una equivocación. Algo le faltaba, ¿qué podía ser?
Pasarían muchos años para que Pulido descubriera el increíble efecto de las pastillas Neurobión en su sistema nervioso.



 
-0-

Mientras tanto, en todo este tiempo, Penélope había conocido en la buseta al élder Godard, un misionero mormón que le llevó el evangelio del libro de mormón a su vida. Los élderes la visitaban en su casa por la tarde, oraban arrodillados en la salita a su Padre Celestial sobre la circular alfombra verde, antes de leer párrafos de la Biblia o del libro de mormón y le hablaban a Penélope de la castidad, la fidelidad y de que el sexo sólo era utilizado para la reproducción, que el café, el té y los cigarrillos eran prohibidos por Dios, porque causaban dependencia y debilidad.
Siempre empezaban sus oraciones dando las gracias a su Padre Celestial por toda la vida y la salud que se tenía, luego le pedían en nombre de Jesucristo, alguna cosa que haya sido considerada de emergencia y entonces pasaban a desarrollar alguna idea que quisieran platicarle a  Penélope para luego sustentarla con citas de la Biblia y con citas del libro de mormón, del libro de Doctrinas y Convenios o de La Perla del Gran Precio.
La historia de José Smith está llena de penurias, santidad y mala suerte. Para informarse mejor sobre este nuevo asunto que aparecía en su vida, Joey cogió un libro de la biblioteca de su padre, titulado: NUESTRO LEGADO, una breve historia de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, y leyó sobre el acto heroico del profeta cuando permitió que lo operen sin que le administren ninguna anestesia para evitar perder la pierna tras un grave accidente.




Penélope se ponía a pensar en el cigarrillo que Joey se fumaba todas las mañanas antes de salir a trabajar y en las tazas de café que se tomaba por las noches solitarias y llenas de penumbra económica mientras escribía sus análisis políticos. Se quedaba pensando y pensando, confundida, ya que las teorías de los mormones le ponían patas arriba todo su mundo. Para empezar Joey ya le había hablado de una teoría antropológica, que afirmaba –como se afirmaba en el libro de mormón-, que los indios americanos eran descendientes de los judíos que emigraron después de que Dios había confundido las lenguas en el asunto ese de la torre de Babel, que no hay que confundir con las teorías de Piero Martire d’ Anghiero y Bartolomé de las Casas, sobre sus insinuaciones de que los indígenas sudamericanos podían descender de los judíos y las tribus perdidas de Israel. Señalaban que tanto los antiguos hebreos como los indios celebraban ritos de purificación, sacrificaban animales, ayunaban, tenían prohibidos ciertos alimentos, practicaban la endogamia, el matrimonio por servicio y, lo que era aun más sorprendente, la circuncisión. Los lingüistas corroboraban estas convicciones demostrando que determinadas palabras de las lenguas indígenas se asemejaban a vocablos hebreos. Samuel Purchas (1575-1626) clérigo rural de Inglaterra escribió en su peregrinaje de Purchas (1613), que la diversidad de culturas y religiones se explica fácilmente por la división de las naciones luego de producirse la confusión de las lenguas en la TORRE DE BABEL.
También estaba este asunto que a Penélope le llamaba la atención de esta lucha incesante entre los nefitas y los lamanitas, y la amenaza constante que estos últimos representaban para la civilización nefita por mandato de Dios, era un verdadero cóctel en el cerebro de Penélope.
¿Cómo era posible que Dios haya sacado de Jerusalén a unos hijos tan obedientes para llevarlos, primero por el desierto guiados por una brújula de tecnología incomprensible, ¿extraterrestre?, llamada Liahona, completamente divididos a poblar unas tierras al otro lado del mundo, en Norteamérica, para que se conviertan en el tronco de dos ramas históricamente hostiles y antagónicas? Y lo más incomprensible es que los nefitas estaban obligados a creer en Dios y seguir sus mandamientos o de lo contrario serían eliminados salvajemente por los bárbaros lamanitas.
Lo más difícil de entender de esta situación es que después de la caída del imperio romano, el latín –bajo la influencia de los ejércitos bárbaros-, murió y se convirtió en la matriz de una serie de lenguas romances como el francés y el español –entre otros-, y Joey se había referido a aquello como la segunda TORRE DE BABEL DE LA HUMANIDAD.