lunes, 31 de agosto de 2009

Los Pescados, todo un referente

Es bueno ser parte de acontecimientos que marcan la historia de una ciudad, que se vuelven desde el momento de su desarrollo en todo un antecedente al que nos aferraremos, para que nuevas propuestas musicales ocupen los mismos espacios y cuenten con las mismas oportunidades.

El rock en Manta ha dado importantes y seguros pasos en su desarrollo, en su propuesta más allá del cliché y el prejuicio de caos y autodestrucción que tanto se le culpa (tomamos, sí; fumamos, sí; nos aceleramos a veces, sí; pero somos más que eso). Los rockeros locales han demostrado ser organizados en sus actividades, dejando a un lado el absurdo encasillamiento de rock “suave” o “duro” y volviéndolo uno solo, con la variedad de forma pero con la misma esencia.



La presentación de los portovejenses Los Pescados (viernes 28 de agosto) en el Macc cine es una muestra de que el rock manabita cuenta con escenarios precisos y dignos para cualquier agrupación que demuestre talento y constante trabajo. El público ha entendido esto (por lo menos esa fue la impresión por la heterogeneidad de asistentes: desde profesores universitarios, pasando por rockeros veteranos y jóvenes, hasta los noveleros que por primera vez se acercaban a la banda).

El concierto no fue lo que se esperaba, superó las expectativas. Reafirmó a Los Pescados como una banda que sabe meterse en el bolsillo al público con cada canción soltada. Sus letras son las que nos rebotan dentro, castigan, alivian; sus ritmos los que nos producen movimientos de cabeza. Dos tipos desgarrándose, lanzando jirones de sus vidas, en cada canción, logran lo que toda una orquesta no puede: cautivar a una legión que se identifica con cada palabra y oración. Con esas historias que al fin y al cabo nos pertenecen.

No somos siameses (EP que se presentaba) no pierde el feeling de El año del pescado, pero hay más trabajo y entrega. Más espinas y escamas; más arena y mar. Varios, sino todos, de estos temas se volvieron -el pasado viernes- las canciones de cabecera, así como lo han sido (para algunos, y me cuento) Virus, Todos te miran, Verte y Superhéroe.
Las fotos son cortesía de José Márquez.


martes, 25 de agosto de 2009

Los Pescados en el puerto


Desde hace un buen rato se venía pensando la manera en que Los Pescados (agrupación que para muchos será aburrido recordarles sobre qué van, aunque para los que aún no los conocen: banda de power blues) se dieran una vuelta por Manta y descarguen su música. El mes pasado ya se rumoraba que vendrían al puerto, hace dos semanas se confirmó, a penas una semana atrás me estrellé con uno de los afiches, antes de ayer vi la info en blogs y páginas de panas. Los Pescados vendrán al puerto.

Para quienes quedamos atrapados con El año del pescado (su primer trabajo) y varios de aquellos temas que cuentan historias que en algún momento también vivimos, sabemos que lo nuevo a presentar (EP No somos siameses) continuará en la misma línea.

El concierto será el próximo viernes 28 en la sala del Macc cine (un escenario que no termina de convencerme por su formalidad y limitado espacio para que el público haga lo que usualmente se hace en conciertos de rock) a las ocho de la noche y sobre todo gratichi.

Si no tienes nada que hacer este día (y si el Discovery no te convence para que te subas en sus chatarras) ven con tu pelada, con alguna amiga, con tu relajillo, con tu pana zanahoria, pero ven con alguien. Los Pescados saben ganarse al público.

jueves, 20 de agosto de 2009

Próximos al Festival Internacional de Teatro en Manta


Ya se prepara el XXII Festival Internacional de Teatro de Manta, un evento que no solo se ha vuelto el punto clave dentro de los objetivos de los grupos teatrales y dancísticos a nivel mundial, sino la fiesta anual que los manabitas y ecuatorianos han presenciado desde hace veintiún años.

El festival se dará del 2 al 10 de septiembre de 2009, y como en recientes años serán algunas las ciudades y los escenarios en los que compañías y grupos de teatro presentarán sus obras (en Manta: teatro Chusig, Sala de Conciertos de la ULEAM, y Plaza cívica de la ciudad). En Manabí este año podrán disfrutar los cantones Montecristi y por primera vez Chone.
Tal y como ha ocurrido en otras ocasiones la inauguración se realizará con una murga que recorrerá las principales calles de Manta hasta llegar a la Plaza cívica Eloy Alfaro.

Entre las actividades relacionadas al festival se darán: Taller de murga y construcción de títeres gigantes; taller de iluminación; taller de danza contemporánea; y sobre todo el coloquio titulado: Espacios formativos de los nuevos teatristas del Ecuador, que contará con autoridades en la dramaturgia nacional y los integrantes de jóvenes grupos teatrales que ya empiezan a destacar.


Los grupos que participarán este año serán:

Por Ecuador:
Malayerba – De un suave color blanco / Mercaderes
La Trinchera – El cuco de los sueños
Contraluz – Souflé de rosas
Humor y vida –Trashumantes
Muégano teatro – Karaoke
Entretelones – No todos los días se casa un amigo

Por España:
Lanónima imperial – Variaciones Al leluya
Kunkay / Tanttaka – Hnuy illa

Por Argentina:
Víctor Estivelman – Abriendo mundos

Por México:

Escuela Nacional de actuación – La lección
Teatro arena – Contrabando

Por Nicaragua:
Justo Garay – Ay amor ya no me quieras tanto

Por Brasil:
Sala preta – El cascudo doradito en amiga lata, amigo río

Para los interesados en conocer más sobre este festival y su programación (tal y como lo he constatado en mi mail) les dejo los contactos con el grupo organizador: Grupo de Teatro "La Trinchera". Festival Internacional de Teatro de Manta. Casilla de correo: 13 05 2850. Telefax: 593 5 920171 628827. E Mail: nixongarcia2005@yahoo.com. Manta - Manabí - Ecuador.


viernes, 14 de agosto de 2009

Anvil: sin apartarse del camino

Ayer vi, sin duda, una de las películas que más me ha cautivado y a la vez llenado de todo el positivismo posible (y eso me ocurre pocas veces), se trata del documental Anvil, The story of Anvil estrenado en el 2009 y que habla sobre la banda Anvil, una de las más representativas del metal canadiense.

El principio del film puede ser desolador, enterarnos que esta banda en los ochenta marcó todo un hito dentro del metal mundial, que alcanzó la gloria en esta década y que luego se fue apagando hasta desaparecer del panorama mundial, pero no de la escena musical. La película es por demás enfática al decirnos que la banda a pesar de mucho silencio a lo largo de todos estos años, se han mantenido tan activos como desde el principio, soportando los escupitajos que la vida les ha dado más de una vez, sobreviviendo de aquello que los marcó desde la adolescencia: la música, aunque en realidad para sacar adelante a sus familias deban someterse a trabajos degradantes para artistas.



Anvil, o mejor dicho Steve Kudlow (como artífice de esta agrupación, cerebro, voz y lamento desenfadado) me ha enseñado la mejor lección de mi vida, no dejarme vencer, saber que si mi objetivo ha sido el correcto no debo claudicar. Eso es lo que uno espera de un maestro, y mejor si este maestro ha salido y se ha mantenido en los barrios bajos, escuchando la música que uno escucha, usando el mismo peinado antimoda que uno usa…

Si se encuentran con esta película no duden en verla y si llegan a los discos de la banda sepan que no son cualquier banda, son los tipos que han seguido dándole duro a la música, invirtiendo de su dinero para continuar y dejar su mejor legado: sus canciones. Por cierto una mejor versión reseñada de este documental aparece en Marfuz # 13 de próxima publicación.


miércoles, 12 de agosto de 2009

El regreso de Cañizares


Lo último que leí de Gustavo Cañizares fue 100 liras de amor (2002) desde entonces la prensa local fue su mejor aliada para recordarnos, en todos estos siete años, que aún no estaba jubilado, que sus cien jadeos no eran lo definitivo, que aún tenía mucho que decir y escribir para una ciudad, provincia y país que no ha sabido comprender del todo su propuesta. Hoy lo reafirma en El duro oficio de la poesía (2009) poemario corrosivo, provocador y sobre todo cínico. Que no solo se publica para perdurar la obra de su autor sino para alterar, entre otros blancos, al establecimiento literario local y provincial. Y eso ya es un gran riesgo y pericia justo para el aplauso.

Realizo sin anestesia
hemodiálisis del lenguaje
a los infectados
seudo escribientes de octavillas provincianas

Versos como estos (tan sencillos en su estructura y tan profundos en su sentido vital) son los que ponen a un poeta más allá, de la esa raya invisible, del montón.

Y es que su poesía, tal y como lo afirma en el poema que da nombre al libro, “no es para los quejumbroso / ni aniñados comensales / de la sopita del amor. // No es para los lloriqueantes / hermafroditas de la simetría versal. // No es para pusilánimes, / sin fibra ni dulzura lunática. // No es para los mercenarios / mercachifles del verso / y la palabra subastada. // No es para los aventureros / sin patria lingüística / ni hembra literaria”. Sino para lectores abiertos a la lírica surgida de ese matrimonio detestado por muchos: inspiración y trabajo, donde el último debe imponerse implacablemente sobre el primero.

Los versos de Cañizares son humor en sobredosis, precisa para viciosos poéticos, pero no recomendada para tembleques sometidos. Es un juego de cuchillos oxidados lanzados sobre el gracioso y acartonado entorno en el que respiramos y sobrevivimos, que pone en ridículo una y cuantas veces sea necesario el manifiesto más importante para todos: la vida. Y aunque el autor nos diga implícitamente: para qué tomársela en serio, cuando la poesía está menos corroída, preocupada y desinhibida, lo suyo es tomarse demasiado en serio la vida, jugársela por ella, sudarla y entenderla para saber y explorar sus lados flojos y de ahí prenderse a carcajada limpia.

El duro oficio de la poesía no es “quimera, / palabrería indescifrable; / es real, / terrestre, / humana, / de carne y hueso.” Es poesía justa a la medida de nuestra convulsionada actualidad.

martes, 11 de agosto de 2009

Accio desde el anime

En un anterior post escribí sobre la poesía de Arturo Accio (Guadalajara, 1975) un poeta y narrador del que había leído varios de sus poemas enviados a mi mail, hasta esos meses atrás me delataba a un escritor interesante. Ahora que ya tengo varias de sus obras, que las he leído, releído, subrayado y también escuchado (desde su libro en CD room La armonía del infierno, 2007) sé que no estaba equivocado, Accio es la clase de poeta que sabe contar historias, sus versos son la vida comprimida de muchos que como él hemos dejado de ver el mundo desde lo positivo, dejando a un lado la amargura por no pertenecer a los seres dichosos, y contemplamos esa burbuja prohibida con una sonrisa burlona, viendo todas aquellas disparatadas cosas que le ocurren a miles, pero siempre conscientes de que se trata de la vil broma de la vida.




En otra oportunidad escribiré sobre sus libros (sobre todo de esa adsorbente antología Vagabundo de la oscuridad o de aquel original Mutilaciones espirituales) por el momento me inquieta compartir Las no menos interesante aventuras de los chicos melancólicos (Umbral editorial, 2008) una pequeña obra de a penas 32 páginas pero que al igual que en sus anteriores títulos es vivificante, corrosiva, latente en cada línea.

Y es que Accio es de aquellos autores que sabe como llegar (nichos arcanos a los que apunta), y volver historias cursis y sombrías en melodramas divertidos, con mucho y desbordante humor negro, siempre llevado al extremo de la irracionalidad. Por ello es que la fatalidad marca esta obra, pero no una fatalidad típica sino aquella que busca una ruta menos seria y opta por la tragicomedia, ese burlesco retrato de la desesperación de sus personajes, matizado con todo el surrealismo heredado del anime (el libro incluye en cada micro relato el respectivo dibujo).

Como no podría ser de otra forma comparto una de las historias, Buenas amigas:

Se divertían tanto juntas en el internet
que buscaron un conjuro
para permanecer unidas eternamente on line;
una vez algo las escuchó
y dejó atrapadas sus
almas en el youtube.

lunes, 3 de agosto de 2009

La soledad en zigzag


Carlos Luis Ortiz (Alausí, 1979) es uno de los poetas contemporáneos que Ecuador posee, parte de esa productiva camada de escritores que no dan tregua al tiempo y año tras año logran subir escalones en el depredador entorno de la literatura nacional. No solo difundiendo sus obras sino demostrando que, además del alcance: local, nacional e internacional, existe trabajo y cada vez mayor madurez.

Zigzag del solitario (2006) es el primer poemario de este autor, el cual recién hace dos semanas me llegó. Esta obra forma parte de la colección que sacó adelante el ¿desaparecido? colectivo quiteño Machete rabioso (lo último que se supo de ellos fue que “no estaban muertos” pero que a partir de una composición selectiva de fotografías demostraba que “ahora sí lo están”).

Poemario desesperanzador, con los recuerdos volviéndose puñados de venas por donde el pasado en distintas ramificaciones se presenta nostálgico. “El pasado me destruye” dice la voz poética, que avanza herida, con una llaga que no cierra, dejando en cada página trozos de vitalidad estampada en cada verso: “Soy quien alberga más de un dolor”.

Ese dolor vuelto multiformes escenas dentro de una ciudad que ignora a su habitante anónimo, a su artista que cree fervientemente que nadie lo reconocerá, ni la noche, ni sus dementes rondando tras el vacío que les pertenece (por ello el tributo a la soledad como compañera alternativa). Ahí, en esa nada agobiante, se desplazan estos poemas, incontenibles en sus metáforas (“Enciende la luz / la soledad necesita mojar su rostro con el brillo”), abrumador en sus confesiones a esa urbe que devasta y a la que se es difícil dejar: “Terrible / así te quiero / y es pesado el tiempo aún en ti”.

Zigzag del solitario es la huída desesperada de la voz poética por dejar atrás un pasado. Es la garantía del padecimiento consumido (y tal vez no acabado por ser un tema al que siempre se volverá) desde su condición urbana. Ortiz no solo ha escrito un testimonio nostálgico a su pasado, sino también el retrato oculto de cientos y miles, que como él zigzaguean en busca de la liberación de los otros, sus ciudades (su representación y acabose) y de sí mismos.

Poetas internacionales en Manta


Para los manabitas agosto desde hace seis años se convirtió en la sede del Encuentro Internacional de Poetas, un evento literario que desde el principio llamó la atención por la cantidad, variedad de registros poéticos de los invitados y lo itinerante, especie de caravana recorriendo algunos cantones de Manabí. Hoy la travesía continúa, pero con un importante cambio, el encuentro ya posee un nombre, y no cualquiera, como justo homenaje póstumo y reconocimiento a una labor literaria de ahora en adelante se conocerá a esta cita como Encuentro Internacional de Poetas Luis Félix López.

Su artífice, el escritor Horacio Hidrovo Peñaherrera, ha logrado que este encuentro internacional llegue a su número VII. Congregando a poetas latinoamericanos y locales. Convirtiendo a Manabí no solo en la provincia rica en folklore, teatro, danza, cine hecho a la brava, sino también ensalzándola como la provincia acogedora de poetas de otras geografías.

La inauguración será el próximo viernes 7 de agosto a las 18h30, en la sala de conciertos de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (institución que auspicia este encuentro año a año). Como en los anteriores encuentros se podrá adquirir las obras de los invitados, además de la producción literaria que el Departamento de Promoción y Difusión Cultural de la ULEAM edita.