martes, 31 de mayo de 2011

Ciudad y oscuridad desde la poética de Mayarí Granda Luna



Antecedente poético
Mayarí Granda Luna (Quito, 1977) es hija de los poetas Euler Granda y Violeta Luna, dos referentes de la lírica ecuatoriana del siglo XX. El ambiente familiar influenció acertadamente a Mayarí (no hay texto que confirme esta aseveración, pero la poesía -la de sus primeros trabajos- así lo descubre) tanto en la línea literaria como en el ambiente cultural, lo que derivó en la creación poética, que a partir de esa doble influencia logró una voz propia.

Palabras con el eje roto
Su primer poemario es Palabras con el eje roto (1995, SINAB) donde la voz lírica denota preocupación por cuestiones sociales, y deja entre ver uno de los escenarios que se volverán recurrentes en su obra posterior: la ciudad, donde los conflictos partirán de la observación y vivencialidad, a veces con un tono de impotencia y otras reforzadas de ira. Leámos dos poemas:


Círculo vicioso

Estamos acostumbrados
a ver morir gente como moscas,
esquivamos nuestro rostro
y volvemos a caminar
en ese círculo vicioso
husmeando entre mostradores
y cristales abarrotados
con tu vida comercial,
cin tu vida pornográfica,
con tu soledad pintada al último hit de la moda,
y tú tras tu artificio.
Estamos acostumbrados a la regresión,
A un sol con cosméticos,
A una noche con estrellas de lata,
Acostumbrados a este aspecto externo
Y a vivir
Nuestra irreal historia de telenovela.


Lunes

I
Los lunes vuelvo a retomar las ideas,
vuelvo a sorber el café
con ese sabor del desaliento,
vuelvo a caminar con el trajín,
con el apuro,
con la ciudad ardiendo
por el sol que abre sus grandes ojos
y los posa encima
como todos los lunes
de cualquier año, de cualquier historia,
de cualquier tiempo.
Vuelvo a sumirme
en días y risas prestadas.

II
Me pongo la máscara.
Subo a escena, repaso el papel,
busco algo, un sol, un silencio.





Noctívago
En Noctívago (1998, CCE) nos encontramos con una Mayarí más madura, con una poesía más agresiva y comprometida con la denucnia social, con el desvelamiento de la problemática urbana que la agobia y que es motivo poético. La urbe vuelve a ser el escenario en el que el personaje poético transita y contempla con estupor y rabia la irracionalidad humana desde distintos dramas.

Ciudad II

Ciudad de muerte:
como odio tus lindas luces,
tus pulcras paredes,
tus intactos edificios de hormigón.
Como odio tu cielo artificial
enbmarcando nuestro espacio ajeno,
como odio tus políticos,
tu basura, tu silencio.
Tu sollozo entrecortado
por el ruido de autopistas,
como odio tu silueta de viuda negra,
tu gemido incesante
de enormes máquinas y sierras eléctricas.
Como te odio ciudad demente.


Insomne taquicardia

La noche se agiganta
chorrea sobre mi alma
sus manjares nocturnos.
En el silencio
ideas me torturan,
me atrapan por los cabellos hasta incendiar mi
mente,
hasta volverla una sola explosión
de flores y palabras;
una masa dúctil al aire,
estirable hasta la nada,
ideas noctívagas
jugando con mi cabeza,
pateándola,
haciendo que ruede entre sus manos y risotadas,
gritándome,
rompiendo mis minutos.
Entre sonidos huecos
espero que el insomnio
me cubra con su manto.






Desvaríos de ciudad
Deben transcurrir siete años para su nuevo trabajo poético: Desvaríos de ciudad (2005) que aparece con el sello independiente Decapitados (como un nexo entre metal y literatura que promueve su banda). La urbe es el espacio alucinado y caótico en el que la voz lírica denota múltiples historias donde el desencanto se torna puño enfurecido:

No sé como mi cuerpo soporta el hacinamiento,
la incisiva burla.
Cada noche me sorprende mi excelente actuación,
mi fingida máscara de mesura.
(En el circo, pág. 4)

Existencialista por demás, la poeta revela su desencanto por lo que muchos llaman Dios:

Dios habita mis alucinaciones,
mis sueños sangrientos,
donde solo existen cadenas,
donde grande muros se levantan,
donde falta el aire.

(Dios es un suicida, pág. 16)

Pero la ciudad persiste, la voz lírica la recorre y consume con bocanadas profundas. Nada más lejos de ella, nada más en sus entrañas de acero y asfalto. Nada más para remover el enfoque lírico y su sentido emotivo.

Desvaríos de ciudad

Cuando me pierdo por la ciudad,
sueño pájaros
pájaros que se suicidan
lanzándose desdelas cornisas sin intentar volar.
Sueño alacranes
que con su propia ponzoña se decapitan,
sueño bestias feroces
que se degluten entre sí,
y cuando me sumerjo en lanoche de obsidiana
desde el fondo del silencio
miles de alas se despliegan.
La oscuridad es una enorme gárgalo
que vigila desde lo alto.
Cuando camino por la ciudad
sueño niños muertos,
mujeres que se lanzan bajo las rieles del tren,
sueño gritos.
Cuando camino por las calles de esta ciudad,
sueño que subo a un octavo piso
y me lanzo en picada
sin intentar siquiera abrir las alas.






Con una gillete en la lengua
Con una gillete en la lengua (2008) fue su penúltimo poemario (actualmente circula su reciente publicación) y el más vinculado al metal. En él su autora fusionó su concepción vital con la artística, así poemas explícitos deciden ser los argumentos contestatarios a un sistema social y sobre todo clerical que se cae a pedazos.

La pus de la mentira

Hay días en que toda la pus
del desengaño sale a flote,
días en los que se ponen
en evidencia las pútridas intenciones
de las personas.
Días en los que resulta imposible
ignorar todo el hedor,
días en que me ahogo
entre las aguas turbias de la mentira.
Celebro que las personas
despedacen sus biblias,
celebro su liberación,
el prójimo no es más que un depredador,
más que un asesino carroñero.
Hay días como este
en los que refloto
entre la falsedad…
Mientras miro
como las paredes de la iglesia
y su fe de tontos van cayendo.


Rock fashion

La élite de la cultura,
la crema,
la nata podrida del rock,
l@s músicos irreverentes
dueños del arte,
de la muerte,
dueñ@as de toda la basura
corrompible del dinero…
esto apesta a caucho
a plástico quemado.
La crema del rock
la nata podrida de los niñ@s bien,
embriagándose con los orines de los dioses.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Más allá de todo compromiso metalero


Siempre los compromisos en un evento terminan arruinando la objetividad del cronista, porque ante todo está la amistad y la buena onda. Cuando se da un paso más allá, y se ha roto este pacto no determinado, se es el “enemigo”, el que busca hacer daño sin pensar en las consecuencias, cuando resulta que es todo lo contrario, se valora las consecuencias, pero también el análisis, que desde la perspectiva de la experiencia da la razón.

La balanza está de nuestro lado cuando justificamos los criterios, cuando creemos que es más importante poner los pies en la tierra, ser sinceros y no crear falsas expectativas en torno a los distintos factores que inciden para que una banda, sea desde un toquín improvisado o en un concierto con toda su detallada y acertada logística, funcione.





El viernes pasado la banda Striatus (banda heavy metal de Manta) realizó un toquín -concierto pequeño- en una terraza cerca de la terminal. Sífilis, Monolongo (quiteños que debutaban) y Munición fueron las tres bandas iniciales (de esta última me reservo cualquier comentario para no herir egos).

Poro las bandas que crearon expectativa fueron Striatus y los quiteños Furtivo (cuyas fotos acompañan este post) estos segundos derrocharon energía y excelentes temas. Un desenvolvimiento escénico que atrapó inmediatamente al escaso público. Temas de corte social, que más allá de los riffs apabullantes lograron una socialización certera. Se trata de una banda que promete y a la que hay que seguirle la pista urgentemente.






Los organizadores cerraron la noche. Su objetivo principal se logró: presentar su reciente demo homónimo (que consta de tres temas y se puede leer una reseña aquí). Heavy metal comprometido, de garra e intensidad, elementos idóneos para el éxito. Musicalmente la banda está en su mejor momento, pero (y aquí viene el paso arriesgado para arruinar toda amistad) la vocalización no funciona.

Una banda, si es que existe un compromiso total -no individual sino colectivamente- debe trabajar sus falencias. Striatus tiene un buen nivel musical, pero su vocalista carece de muchas cosas para darles el arranque justo. Se necesita un mejor desenvolvimiento escénico, más presencia, más interacción con el público, pero sobre todo talento en su oficio. Ser vocalista es dar la cara por la banda, es la voz y cuerpo irrumpiendo ante los demás, es el personaje destacable y muchas veces sobresaliente, y cuando ninguna de estas características funciona se debe buscar alternativas, por más radicales que estas deban ser.

Un toquín necesario para volver a indagar cómo avanzan las agrupaciones locales, algunas creyendo que la simple bulla y saltos les da la certeza de hacer metal, otras en cambio avanzando y madurando rápidamente, siempre y cuando reconozcan las partes no funcionales y que urgentemente deben arreglar, si es que su propósito es el de asumir el metal con responsabilidad.





martes, 10 de mayo de 2011

Beto Zambrano: “Siempre me interesó el tema de los fanzines”



Cuando Beto Zambrano se propuso crear Rocktaminación jamás lo hizo con la intención de mera diversión, si no con la convicción de que los medios de comunicación forman, informan y entretienen.
Siete números han demostrado, por lo menos a quienes hemos seguido la continuidad a este zine digital, que persiste el compromiso, que el diálogo y la línea editorial se mantiene. Que no hay vana figuración, y al contrario un trabajo pausado pero cada vez maduro, propicio para todo medio de comunicación.
Desde su natal Concordia logramos contactar a este periodista y recientemente también autor de la obra
666 horas junto a un black metalero. Un diálogo recomendado para a quienes les ronde la idea de crear un fanzine o zine.

Rocktaminación es una revista de reciente creación pero que ha desarrollado aceleradamente dentro del periodismo metalero ecuatoriano ¿cuándo y debido a qué necesidades nace este medio de comunicación?
Saludos Alexis. En el año 2004, junto a Jimmy Ochoa, conductor en ese entonces del programa radial “Sakro Metal” que se emitía desde La Concordia, Esmeraldas, teníamos la idea de crear un zine netamente de la zona de Santo Domingo de los Tsáchilas, ya que para esos días, el movimiento colorado estaba tomando fuerza y ya se habían dado algunos recitales, así que empezamos esta tarea, ya creado el zine “Sakro Metal”, aporté con las críticas a los discos, noticias, edité el texto y me sentí conforme con esa labor, por lo que maquiné la idea de crear mi propio medio. Pero antes de aquello, envié a otros medios, un par de análisis acerca del movimiento metalero y sus complicaciones con el medio siempre crítico, además de un par de biografías.
Básicamente, el primer número de Rocktaminación, nace de recopilar datos enviados a otros medios, creé un primer número en un fin de semana, lo puse a consideración de algunos amigos y como vi que tenía aceptación, me centré en continuar con ello.

Ser periodista metalero no es cuestión de proponérselo es también capacitación y constante trabajo ¿cuál es tu formación periodística y cuál crees es el aporte de tu zine?
Siempre me interesó mucho el tema de los fanzines, desde mis primeros pasos dentro del metal, supe que era mi propósito a mediano o largo plazo y aunque no cuento con estudios periodísticos, trato de apegarme a ciertas normas o cánones que debe de contar un periodista, se que lo mío recién empieza, por eso trato de absorber opiniones y de ver otros medios, aprender de ellos y extraer lo que me ayude a optimizar en todo aspecto. Tengo estudios en informática y tomé algunas clases de diseño, pero nunca es suficiente, así que planeo retomar el Diseño Gráfico.
Con respecto al aporte que Rocktaminación tiene para con la escena, te diría que la principal idea enmarcada desde el número uno ha sido la de potenciar o dar a conocer la zona de Santo Domingo de los Tsáchilas como escena en el territorio metalero nacional, esto a través de un medio que también refleje ese sentir de esa raza, sus ideales, su inconformismo, quizás para resumir la pregunta, sería el intercambio cultural-metalero desde esta importante área con diversos lugares del país y del mundo complementado con notas diversas del metal y su acontecer.




Tu medio tiene el soporte digital como gran aliado ¿qué tan necesario es acceder y ejercer un periodismo digital metalero en nuestros días?
Todos los medios informativos tienen importancia hoy en día, quizás la ventaja de un medio digital es que puedes acceder a diversos lugares a través de la red que es ilimitada, creo que es una buena alternativa para llegar a países que quizás con un medio escrito seguro no lo podrías hacer, optimizas gastos y sobre todo tiempo, en 2 minutos un zine en formato PDF podría estar por ejemplo en Europa o Asia con solo enviarlo desde tu correo a cualquier dirección.

Muchos fanzines, zines y magazines (y esto más allá de las etiquetas que posean) han caído en el error de simplemente informar y no de formar ¿qué opinas al respecto?
Coincido con ello, pero somos los editores quienes debemos direccionarnos hacia la formación primero personal, luego, ceder esta culturización a la escena mediante el informativo que sea y crear un ambiente no contaminado de prejuicios entre metaleros, que para mí es uno de los principales problemas que aqueja la escena, el sectarismo. Siempre he manifestado que el metal debe ser indivisible y mientras pueda seguir editando mi medio informativo, será ese el estandarte, como siempre manifiesto, el formar una alianza entre metaleros, por eso ya algunos festivales reúnen varios géneros y la raza va entendiendo de apoco cual es el trasfondo del tema, pero ayuda en gran medida el mensaje emitido en tu medio y como lo difundas a la escena. Siempre digo que detrás de una buena nota en un medio, el lector debe quedarse con un mensaje igualmente bueno.

El estar detrás de un medio de comunicación, sobre todo cuando se mantiene en la línea subterránea, no da ganancias ¿cómo sostienes tu revista y qué propósitos más allá de lo económico encuentras en ella?
Al crear el medio, sabía perfectamente que no se trataba de las ganancias que iba a obtener, todos sabemos que el metal en este medio aún es complicado como para poder vivir exclusivamente de él, pero sí cuento con esa satisfacción de contribuir con un pequeño aporte a la escena cuando el producto terminado se distribuye por la red, quizás el recibir críticas que en mi caso, la mayoría han sido positivas por ser un medio de una zona hasta cierto punto novel en el contexto nacional, te dan ese aliciente como para seguir haciéndolo, a pesar que me dedico a otras labores.

¿Cuáles son las características más idóneas, desde tu perspectiva, que debe poseer un periodista metalero?
Informar de manera honesta. Dar a conocer tu punto de vista sobre cualquier tema pero siempre tratar de respetar ese espacio muy personal que existe entre el editor y el lector utilizando un lenguaje claro y conciso, definiendo estilos y parámetros acertados.
Con respecto a las críticas, no tomar esta palabra de manera literal, sino que después del análisis de x tema, qué cosas positivas nos deja, a más obviamente de sugerir cambios o soluciones.
Y por último, y hablo en mi caso, es dar la importancia adecuada a cualquier banda/evento sin importar el status que tenga. Por ejemplo, he recibido algunos correos de bandas que dan sus primeros pasos pidiéndome un espacio en mi medio, entonces ahí sabes que estás haciendo algo positivo para la escena y de paso ayudas impulsar un objetivo.






¿Crees que las revistas metaleras ecuatorianas han explotado todo el potencial musical del país?
Un NO contundente. El metal en el Ecuador ha crecido de una forma increíble. Cada vez más emergen bandas jóvenes que se quieren hacer su espacio en el metal, así como nuevos géneros, tal vez existan medios clásicos que impulsaron a otros, pero precisamente estos cambios han hecho que muchos medios se queden en el camino y otros nazcan de la mano con estos nuevos géneros, creo que es importantísimo abrirle las puertas a estas nuevas propuestas y ser parte de los cambios.

Muchas revistas metaleras a nivel mundial no explotan el 100% la originalidad desde los géneros periodísticos y siguen un mismo esquema ¿cómo aprecias este punto?
Cuando empecé con Rocktaminación, supe que la escena hoy por hoy es extremadamente crítica de todo trabajo, sea musical o informativo, así que traté de empaparme de cosas importantes, vistas desde un punto personal pero sobre todo objetivo. Estoy de acuerdo que hay que cuidar el trabajo, sea underground o masivo, entregar algo coherente, no importa si tu medio es una hoja o cien, pero definitivamente sí debemos tomarnos el tiempo necesario como para investigar acerca de que debemos mejorar como medios informativos y aplicar esto en las posteriores ediciones en lo posible, siempre, con un toque de originalidad.

¿Qué tan importante es la socialización de periodistas con productores, bandas y organizadores de conciertos?
La comunión que debe existir entre los mencionados sin duda es importantísima. Si una banda cuenta con una comunicación excelente con un organizador o productor, es posible que se le de la importancia debida y sean permanentes invitados a eventos, lo que beneficiaría en gran medida a cualquier agrupación, pero depende también de la banda y de cómo se maneje con los medios. Hoy en día eso es lo que interesa: a una banda por un lado, el tocar la mayoría de veces posible y a un productor el seguir realizando sus eventos exitosamente. Entonces es ahí cuando el periodista entra en escena y se beneficia de ambos.






Uno de los grandes problemas para decenas de medios de comunicación metaleros es la falta de continuidad ¿cada cuánto se edita Rocktaminación?
Precisamente a este punto quería llegar. Ser un medio digital no garantiza que la información enviada, recibida y su resultado sea inmediato o circulando por la red de manera vertiginosa, a pesar de la “facilidad” que la red posee, he tenido ese inconveniente recientemente con las agendas de las bandas para contestar las entrevistas y eso ha trastocado los planes de su emisión. Rocktaminación se editaba cada mes, pero debido a lo antes expuesto y a mis demás labores cotidianas, pensé en editarla bimensual, así que he decidido tomarme un receso y volver a editarla mejorando algunas cosas, con mucha más colaboración ya que en mi zona la escena metalera es inexistente.
Tengo además la alternativa de la nueva página: www.rocktaminación.miconcordia.com en donde se publica también información acerca del metal en todas sus tendencias, en este portal también están todos los números de Rocktaminación zine para su libre descarga.

Cambiando un poco de tema, además de ser periodista y cronista metalero estás por publicar tu primer libro ¿cuéntanos más acerca de esta obra: de qué se trata y cuándo se publicará?
Hay muchas cosas en carpeta, algunos proyectos que de a poco espero se consoliden, lamentablemente a veces no se los puede materializar por cuestiones diversas ajenas al metal. El libro al que te refieres tiene que ver básicamente con el Black Metal visto desde la perspectiva muy interna de un militante del género hacia lo mundano. Era importante plasmar esa ideología y ofrecerla a consideración de los lectores. Muchos decimos “soy Black”, soy “Death”, pero en realidad el tema “género metal” se prostituye un poco y se crean telarañas a su alrededor. Era necesario adentrarnos al hombre detrás del género y saber como el género influye en el hombre cuando está inmerso en lo cotidiano mediante una extensa y muy personal entrevista.

Finalmente muchos periodistas metaleros han demostrado desde sus fanzines y zines que se puede cumplir múltiples funciones y lograr un buen trabajo, por ello ¿cuán necesario es un equipo de colaboradores en la funcionalidad de una revista?
Personalmente, pude cubrir algunas funciones en los primeros números del zine: edité el texto, manejé el editorial, diseñé portadas e interiores, etc., pero siempre encuentras críticas de quienes quieren que tu medio sea mejor y tampoco es conveniente realizar todo solo desde tu punto de vista, así que encontré colaboradores quienes me han ayudado a una mejor presentación en lo que respecta a imagen y también en lo que se refiere a las entrevistas.
Rocktaminación es un medio que estará abierto a recibir cualquier tipo de colaboración, siempre y cuando se identifique con el ideal del zine: “NO AL RACISMO MUSICAL”.

lunes, 2 de mayo de 2011

Evocación del mal




Evocación del mal (Dovhell, 2011) es por antonomasia la mayor obra creada hasta la fecha por Legión (y esto sin desmerecer el lugar privilegiado de Ocaso de la luz). Un trabajo que desde su primer tema arremete con un intenso y estructurado black metal. Y es que la aceleración de cada tema nos habla de una banda que ha madurado correctamente en cada uno de sus lineamientos técnicos, líricos y estéticos. Sin dejar de lado el eje central de su particular filosofía arraigada en el libre albedrío, pero matizado con su toque blasfemo y contrario a dogmatismos.

La versatilidad de contar con músicos de alto compromiso compositivo y aprecio por el metal oscuro, ha hecho que Evocación del mal se convierta, desde ahora, en el mejor legado extremo que ha dado Manabí para Ecuador y toda la comunidad metalera. ¿Cómo confirmarlo? En sus nueve temas: Corona al supremo, Evocación del mal (Legión), Altar de las sombras, Consagración, Infernales marchas de triunfo, Supremo poder, Infinita majestad y Legión im oculere.

Persiste el símbolo de pertenencia (ceibos) y tributo al espacio geográfico (Manabí). Por ello el librillo del álbum refleja ese aprecio y respeto a la naturaleza enigmática de su tierra. Donde precisamente, cada día y en cada momento, persiste con mayor fuerza aquella invocación maligna y continuidad desmedida por el metal.

¡Ave, Legión!