miércoles, 30 de noviembre de 2011

APUNTES SOBRE SAUL BELLOW



Por Sam Scholl

La conciencia dogmática judía de Saul Bellow, tiene el poder de desentrañar el pensamiento del hombre urbano, muchas veces extraviado en el tumulto insensato de la cultura de masas, la pornografía y el soma religioso.

Su naturalismo afirma el valor de la vida de cada individuo como centro de múltiples potencialidades cósmicas que le da el carácter de único e irrepetible.

En esta novela casi autobiográfica, el protagonista Augie March, se identifica con la segunda y tercera generación de judíos americanos que se ven constantemente enfrentados al desafío de ser asimilados por la sociedad blanca y protestante americana.

Y mientras Augie March escribe su vida, el lector experimenta una catarsis en la que descubre todo lo verdaderamente bueno y noble de este mundo, aunque en forma penosa y lamentable, todo se encuentra rodeado de miseria, derrota, pobreza y mezquindad en el intelecto y costumbres de las demás personas, que no terminan nunca por comprender lo que significa ser un verdadero y cabal ser humano.

Augie March escribe porque busca un significado a su vida y que este conocimiento le permita defenderse de todos los obstáculos de la vida al tiempo que le permita disfrutar de un destino acorde con sus talentos e ideales.


El secreto de March para sobrevivir a todos estos avatares de la compleja realidad que lo rodea es ver a todo mortal que se le acerca, como una increíble oportunidad para aprender algo, que le permita mejorar y completar su educación.

La sentencia de Heráclito de que "el carácter del hombre es su destino" es desmitificada por el relato de March donde son los hechos que componen su vida los que definen su carácter, de tal suerte que Augie es a la vez criatura y víctima de su tiempo. Es el destino de Augie el que determina su vida.

Al terminar de leer esta maravillosa novela, el lector se queda con graves interrogantes en el cerebro: ¿es posible presentar la historia objetivamente? ¿son los hombres más astutos y ambiciosos los que gobiernan la historia? ¿es América el nuevo edén o simplemente el fruto de la depravación innata del hombre? ¿es el hombre moderno un muñeco vapuleado por las fuerzas de la historia que lo llevan y traen desde el existencialismo hasta el determinismo?

Antología poética española y ecuatoriana


Lugar: auditorio ICAPI (Centro de Exposiciones Quito)
Día: viernes 2 de diciembre de 2011
Hora: 15h00
Varios de los poetas incluidos leerán

martes, 29 de noviembre de 2011

Muñones


Lugar: Teatro Prometeo
Dirección: Av. 6 de diciembre y patria
Día: jueves 1 de diciembre
Hora: 20:00 horas

viernes, 25 de noviembre de 2011

Antología de la poesía ecuatoriana


En el marco de la FIL'Q 2011 el poeta ecuatoriano Xavier Oquendo
presentará la antología "De César Dávila Andrade a nuestros días"

Día: sábado 3 de diciembre
hora: 10 am
lugar: aula ICAPI, Centro de exposiciones Quito
Entrada libre

Algunos de los poetas que integran esta obra leerán su poesía.

Ayala Plazarte y Avecillas en la FIL'Q 2011



IV FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE QUITO FILQ’2011
La feria de las identidades
Centro de Exposiciones Quito
Del 25 de noviembre – al 4 de diciembre

PRESENTACIONES DE LIBROS
LUNES 28 DE NOVIEMBRE

Auditorio ICAPI
10h00 a 11h00
Mi padre en las rieles de Sumpa
Freddy Ayala Plazarte
Presenta: Paúl Puma


12h00 a 13h00
ECCE HOMO
Cristian Avecillas
Presenta: Freddy Ayala Plazarte

lunes, 21 de noviembre de 2011

La urbanidad silenciosa



La urbe ideal es una pesadilla acelerada, donde la gente corre, insiste, vocifera, pero contrariamente no habla, no aporta, no construye dentro de ese engranaje demencial llamado sociedad. No, la gente es un combo destructivo que avanza por las calles, que se estanca en autobuses, que se amontona en aulas de clases, que infecta cada vez los espacios sagrados del silencio.

Por eso cuando Santiago Quelal, el individuo, ciudadano y poeta, escribe La gente no habla, lo hace con la firme convicción de denunciar a aquella urbe contaminada, que lo arrincona y enfurece:

No. La gente está hipnotizada
amaestrada para vincularse
dentro del átomo social.
(La energía solar en tu índice)

La voz poética se ensimisma y odia el sistema contrario que lo circunda y apabulla, por eso delata, juzga y ataca el ruido clandestino que persiste desde las tribunas intocables:

El profesor habla tres horas
y cuando sale a la calle es la misma cosa

y hablan de educación mientras veo que
la gente no habla.
(La gente no habla)

Desconsolado y altanero, este poemario estruja en cada verso el silencio adoptado a la fuerza, herencia irreprochable para sobrellevar los días, para soportar un nuevo recorrido, para saberse que es el punto rallado, quizás dañado desde su centro emotivo y creyente de un engaño pasado (la adolescencia y sus jugarretas idealistas) que fuera de la fila reconoce lo real:

No estamos preparados para hablar
nuestros ojos no ven la oscuridad
el cerebro es reptil, necesita
sangre-comida y creer que existe
algo fuera de nosotros.
(¿Hemos nacido?)

La gente:
Ama tanto a muchas personas, animales y cosas.
Sabe a chupete de fresa con sal.
No habla, pero pide la palabra.
(La gente pide la palabra)


En el fondo el poeta es el único que habla, y habla por sus temores y desesperanza. Habla por los que dejaron su voz enclenque sepultada en trivialidades. Habla porque sus gritos no fueron suficientes para contener su ira. En el transcurso de esta ira, fluyen los tormentos de la realidad, los que detesta:

Nadie sabe dónde están
sus amigos.
Parece que
nadie habla con desconocidos.
El miedo de esta sociedad es más
fuerte que
ser una persona completa.
(Poeta en autobús)

En La gente no habla la propuesta implícita y descabellada es la añoranza por la ciudad apacible, aquella donde sus habitantes hubieran perecido de una plaga, donde los roedores se pasearan sin temor a ser envenenados o aplastados, donde la vida fuera parte de una historia y los vestigios se encontraran en los distintos espacios gobernados. La ciudad apacible, entonces, sería un fotograma cliché vinculado a la desolación, y en medio de esta desolación un testimonio y su verdad.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Latacunga en fotos


Lugar: Librería Rayuela
Fecha: sábado 19 de noviembre de 2011
Hora: 11h00
entrada libre

martes, 15 de noviembre de 2011

POETAS SIN AGUACEROS...


POETAS SIN AGUACEROS...

la gente cree que los poetas son esos seres... que se mueren
en París con aguacero o sin aguacero... (Bruno Pino)

VIERNES 18 DE NOVIEMBRE
A LAS 18h00 PM

CAFE LIBRERIA ROCINANTE
(TAMAYO Y BAQUERIZO MORENO esq.)

los esperamos ...

KOLECTIVO MURCIELGARIO

lunes, 14 de noviembre de 2011

EL ENIGMA DE PERSIFAL





Por Sam Scholl

El progenitor de las novelas de suspenso, Robert Ludlum, tuvo sus comienzos como actor y productor de teatro, experiencia que le dio los conocimientos necesarios para escribir sus 29 novelas. Nació en New York el 25 de mayo de 1927 y falleció en Naples-Florida el 12 de marzo del 2001.

Encontrar detalles de su biografía es sumamente difícil ya que seguramente era un escritor muy privado al igual que William Faulkner o John Updike. Todas sus 29 novelas de suspenso fueron declaradas bestsellers por el New York Times, donde en una ocasión Colin Harrison escribió que Ludlum había publicado 290 millones de copias, traducidas a 32 idiomas, como para que lo lean todos los habitantes de Estados Unidos.

El profesor Ludlum se educó en la prestigiosa Kent School de donde sacaría mucho material para formular en sus novelas aquellas intrigas compuestas por personajes fanáticos por la religión y el fundamentalismo espiritual. Luego estudió en la Academia Cheshire donde se enamoró de la historia y se terminó licenciando en la universidad de Wesleyan en Middleton, Connecticut.

También tuvo una larga experiencia en la Infantería de Marina lo que lo llevó a tener conocimientos especializados en armas, operaciones militares y anatomía humana.
De entre tantos libros que se puede hablar, en mi humilde opinión la obra más preciosa de Ludlum es EL ENIGMA DE PARSIFAL - 1982 (THE PARSIFAL MOSAIC).

En aquel trabajo Robert Ludlum se luce como el verdadero progenitor de las novelas de espionaje al colocar a su protagonista Mijail Havlicek en el papel de la víctima de lo que él en un principio consideraba una traición de LOS EMBUSTEROS DE WASHINGTON, que lo obligaron a matar al amor de su vida la agente de contrainteligencia de Langley: Jenna Karas. Luego Havlicek, va descubriendo poco a poco que su krajan, su mentor Anton Matthias, no lo había traicionado por su propia voluntad sino que el maravilloso secretario de Estado era la verdadera víctima de un topo: Arthur Pierce, un operatsiya paminyatchiki de la Voennaya Kontra Rozvedka, una rama salvajemente ingobernable de la KGB, que no le interesaba el dinero ni las convenciones diplomáticas sino únicamente el PODER MUNDIAL.

Fuente: http://es.shvoong.com/humanities/film-and-theater-studies/1892189-el-enigma-parsifal/#ixzz1d5TRh7Cz

miércoles, 9 de noviembre de 2011

DE LAS TANTAS VIDAS DE ANTONIO VIDAS COMO “NAUFRAGO EN UNA ISLA” DE PALABRAS



Por: Diego Velasco Andrade


Ecuador, país de grandes poetas y sin embargo tan poco conocidos, tan poco valorados, tan “sin nombre” en los días de la semana literaria americana y, -a pesar de ello-, tan imprescindibles para configurar una singular geografía tropical, telúrica, amazónica y volcánica como la ecuatorial.

En este pequeño espacio del Ecuador Ibero, Catalán y Balear, donde hoy habitan cientos de obreros, albañiles, peinadoras, niñeras, doctores, abogados, arquitectos, taxistas, artistas, motoristas y un largo etcétera de “migrantes”, habitan también poetas provenientes de un Ecuador Continental que configuran aquel que nosotros llamamos: el Ecuador Ultramarino, tan bullente y vital como aquel que se construye día a día, en Estados Unidos, España, Italia, Bélgica y en otros lugares del planeta global, o mejor: glocal.

Mas, del mismo modo que las olas, que aparentemente separadas unas de otras, son también el mar…, la misión y visión de escribir en un Ecuador Ultramarino como lo hace el poeta que ahora presentamos: el manabita Antonio Vidas, es en todo sentido, tremendamente nostálgica y poética: es utópica y ucrónica “sin lugar” y “sin tiempo”; posee el don de la ubicuidad, pues es similar a la utopía que persiguen los escritores que residimos en el Ecuador continental, hurgar un hueco en lo cotidiano para crear y recrear una literatura carente de lugar definido, de propósito material y comercial aparentes, y que no constituyen el territorio donde naufraguen o queden a flote palabras carentes de alguna “identidad”.

De su vida poética dice Antonio Vidas:

“Mi biografía hace aguas
Mi biografía se vuelve lejana lector.
Yo, que en ataúd del poema, me alcé a todo vapor
por encima de cráneos y rayos hacia las playas del éter,
cuando la noche anclaba las sienes del bardo”

Mas, debemos hablar de la vida que pretendemos real, no en la vida irreal del poeta, quien encarna el 25 de abril de 1974 en Portoviejo, Manabí, Ecuador, con la misión de devenir:

“hombre lácteo (…) para ser hueso y lágrima semejante a los muertos”

El dibujo fue su primera inclinación artística, confiesa con nostalgia el aprendiz de paisajes “persistentes en la memoria”, al estilo Dalí:

“Yo, que soñé elevados naufragios lácteos de coral,
islas flotantes con chalecos-salvavidas profundos de muerte”

Luego, se decantaría por la poética y la fábula, oyendo a los afroecuatorianos Chigualos; las leyendas mágico-tropicales de los abuelos y los relatos guerreros de las montoneras alfaristas que seguramente le indujeron a asumir la misión de “pájaro libre”, como dijera alguna vez el gran Rafael Larrea Insuasti, acerca del oficio del poeta verdadero; por eso sus pies fueron más bien balsas equinocciales tiradas al oleaje:

“Oh, mis zapatos, - barquitos de a pie-,
en oleaje de zaguanes aéreos”…

Y confiesa que su principal inspiración surgió con los versos de “su pana” Michael Solar, con quien luego compartiría aulas en el colegio Olmedo (1991-1992) de su ciudad natal. Días fulgurantes como un sol planeando en el lejano y pacífico mar adolescente:

“Tarde cincelada en la infartada calma
en que Dios fuma los días con témpanos de fuego,
yo, enamorado del tiempo púrpura de las flores,
ondinas de pupitre de ternura azul homicida,
muchachas torrenciales de arpa carnívora y jilguera
que oídas de párpado, son un deshielo de lágrimas,
dulces como las mieles trastornadas del sol de octubre”

Ahora Vidas, reside, -según nuestros recientes “informes de inteligencia”-, en Palma de Mallorca desde hace 8 años, aunque por ahora parece a salvo, de aquellos días de indecisa migración:

“Cuando el otoño se reveló, el tiempo lloró violines
desde el mármol alcohólico y tuerto de obesas playas”

Antonio Vidas no ha ganado concursos, ni premios literarios, ya que según su propio albedrío: “su actitud se basó en la libertad de la creación, en el amor por la bohemia”, que fue la actitud de “poeta maldito” que finalmente encontraría una vía de expresión en la poesía. Sin embargo y como muestra de que sí estudió alguna materia que se precie de valiosa para el “practicismo práctico” del que alguna vez nos hablara la guayaquileña Ileana Espinel, confirmando así su vocación de profesor frustrado, cursando estudios en la Universidad Técnica de Manabí, UTM, en las materias de Literatura y Castellano.



Desde entonces es un ácrata trashumante, el compositor de versos a musas en primaveras o inviernos, un eterno enamorado del amor y de la grafología de las olas sobre las nubes o sobre las arenas incontables de la playa:

“La primavera dio a luz la muchacha que yo amaba.
Y desde la nevada ardiente de cartas de enamorados,
donde la componía de la caligrafía esbelta de hojas
para que vientos grafológicos lean mi dolor electrónico,
alquimia de amor de un mordisco mudo de palabras,
mi lengua se extravió en las parcelas de su aliento
cabalgado en praderas óseas con válvulas de oxígeno,
y alcobas de inmortalidad con extintores de llama
para encender en su boca carámbanos de besos”
(ODA A LA MUSA PERFECTA)

Entre los poetas a quienes admira, nombra en primer lugar a los coterráneos: el legendario Hugo Mayo, el combativo Horacio Hidrovo, el alto como una palmera Jacinto Santos Verduga, alias Chintolo, -nativo de las entrantes aguas de Bahía de Caráquez-, o el también suicida pero guayaquileño David Ledesma Vásquez y, como muchos otros ecuatorianos en su niñez y adolescencia se inicio leyendo a los legendarios y proto-góticos “Poetas Decapitados”, amén del maestro y fakir cañari César Dávila Andrade, de quien parece haber emulado la búsqueda de identidades, el coraje suicida y místico, pero sobretodo el amor y la ternura por todos los seres físicos y también por qué no, metafísicos:

“Para verte, mis ojos de niño retrocedieron
encuadernados loma abajo de las enciclopedias”

“Para verte, apagué mis ojos y alumbró mi ceguera,
loma arriba la sancha panza del mundo,
lleno del trigo de lágrimas y de estorninos
y harinadas noches con levadura de niebla;
tus aspas de ala de tijera se batieron en vuelo
partiendo en dos el pan rupestre del aire,
la estrella de pelos revueltos y desmelenada llama,
y las nubes-hipopótamo de hidraúlico ojo
con viudo rocío de vinagre y sombra”
(ELOGIO AL MOLINO)

Del poeta Antonio Vidas, el Ecuador ha visto la luz su primer poemario: "El arpa del ceibo en llamas", Marfuz Ediciones, Manta; 2010; poemario del que podamos dar fe que existe, que no es un libro imaginario y que es mucho más que una simple bibliografía anexa, que aún siendo un libro primerizo, ya instrumenta con sus versos de ceibo, fulgurantes notas de fuego...

En este libro que prologamos en cambio, el lenguaje es el actor principal recorriendo las cuatro estaciones del cronos del poeta, el lenguaje en movimiento, del lenguaje caminante, de aquel que “lenguajea” a veces en tonos retóricos, a veces en imágenes absurdas y pata físicas y a veces en un cínico humor negro, escuchemos por ejemplo:

CARTA BAJO EL OLIVO
“Por los otros árboles que un día no estarán
y habrán reencarnado en una silla o una mesa,
mulas domésticas para que vuele el lomo de los años;
y por la constelación de esmeraldas que darás al payés,
acuérdate sí, un día, de éste que amó en antaño,
porque tú serás mi voz, la hojita de amor que brama de esperanza
y que ya no puede destronar la tormenta”

O también apreciemos la construcción surrealista de imágenes, en este otro de título: ELEGIA DEL POZO :

“Por ti los desiertos caminaron leguas de lava por llenar cantimploras,
la cruz de los días se agachó a pescar un sorbo de sol en tu entraña,
en tu líquida voz chapoteaban las I(es) empedradas de las estalactitas,
cascadas óseas de rubí flotaban como lágrimas amantes de un amor fósil,
fotocopias de los valles y huesos calcinados de astros”

Lenguaje a plena luz y a veces en sombras, lenguaje en permanente tensión y pulsión, lenguaje en hiperactividad constante, lenguaje de mar y de olas en continuos devaneos de tocata y fuga; lenguaje de lejanías y de nostalgias en búsqueda de identidad o mejor de “identidades” en permanente construcción y reconstrucción; lenguaje entonces que concebimos como un lenguaje ecuatorial ultramarino, tierno y violento a la vez como en aquella MISIVA Y LUZ DE LAS SOMBRAS QUE EMIGRARON:

(A mi madre)

“Y ya será de noche en tu hijo ausente,
cuando el diluvio que está lavado y seco en tus ojos
rompa a llorar un solo remiendo en los cordeles,
y que en tu cabeza habrás de sentir como yo,
caer con júbilo la cana radiante del tiempo,
tan pesada y gris aplastándonos el alma.

Porque hoy llueve y has de ver el calendario
para preguntar a Dios por qué concebiste algo lejano.
Entonces contaré que sueño: en una isla de olivos navegantes.
¿Acaso tan cerca que sientas mi pulso dentro de tu útero,
muchacha de julio llevando una tumba de nueve meses,
gestando en tu vientre la mitad del mundo y su Ecuador,
se haya roto para siempre el cordón equinoccial del país?.

Porque hoy llueve, dolor ortográfico y tildadas lágrimas,
amor equinoccial con que tú me regañabas,
“ya no leas ,ya no escribas que has de volverte un quijote
en menos de un verano”…




***



Del afán de trascendencia o intrascendencia de esta poesía ni qué hablar, ahí está la poética vital para hablar del juego de palabras y de la bicicleta lúdica del poeta “cicleando” cada vez con mayor seguridad en los paisajes del lenguaje, como hubiese querido el gran vanguardista manabita Hugo Mayo, con su imaginario antihéroe Nino Amanolik, esfumándose en sus frugales “zaguanes de aluminio”:

“Bicicletas del verano, caballitos de mar del asfalto,
galopando vienen espoleadas por las lomas intermitentes de aire;
ya no ven más que el paquidermo hinchable de la nube.
Caderas de éter montan y es veloz la cumbre polar de la sangre,
como un muro que aprendió a caminar sobre las aguas”

Una jauría de ruedas relincha en la montura de la cumbre
sudando el sonido óseo, la ausencia en que me visito.
Tres siglos después vuelvo, niño ataúd saltarín.
Yo, que ya siento la sancadilla de la muerte
y la perrera de los timbres silenciar ante mi puerta.

Ah, mis caballitos de cobre, rodad, rodad sin pereza.
Veré las cabelleras de las chicas levantar velas
dando campanadas fúnebres de amor
sobre las lomas rengas del aire”
(BICICLETAS DEL VERANO)

Finalmente, y como él mismo poeta deletrea en TAREA FINAL, se nos ocurre vislumbrarlo, a kilómetros de distancia, bajo la sombra refrescante de una palmera mallorquina o danzando en el verano balear; lanzando balsas de papel en pleamar como sus milenarios ancestros: los navegantes ecuatoriales, y podríamos adivinar también, sin habernos todavía tomado con él un vino de enhorabuenas, que ahora mismo el poeta:

“Está sentado en su mesita de noche,
poeta espinado desclavándose del tiempo.
En hora fetal, su herida toma la medida global de la muerte
y cose una tumba angosta junto a un peñón de nubes”

Quitu, Ekwador multicultural
5 de junio de 2011
(Aniversario de la revolución de Alfaro)

martes, 8 de noviembre de 2011

Soledumbres en una nueva presentación


Fecha: miércoles 16 de septiembre de 2011
Hora: 7 pm
Lugar: Sala de Conciertos Horacio Hidrovo Peñaherrera de la ULEAM
Manta
Entrada libre

lunes, 7 de noviembre de 2011

Del otro lado de la ventana



Tres relatos son suficientes para que vuelvan a Del otro lado de la ventana (Altazor, 2011) de Augusto Rodríguez, una obra caótica (en el sentido existencial). Aquí, aflora la desolación humana desde distintas perspectivas, mostrándonos una realidad cotidiana, donde lo doméstico vibra con intensidad: alarmando y desvaneciendo toda esperanza emergente.

Los personajes de este libro se aferran al tedio, al desamor, a la resignación más dolorosa y que como bien lo dice uno de los títulos, termina siendo esa llaga funesta que carcome desde adentro.

Persiste un desencanto, en las historias ligadas a las tres tramas, que atrapa, porque Del otro lado de la ventana no hace más que convertirnos en voyeurs, conociendo los conflictos en torno a una piscina (que termina siendo un símbolo secundario en el relato homónimo) a una llaga que brota en la soledad, y a una fiesta donde el amor es el invitado principal.