viernes, 20 de junio de 2008

“Mísery no es ni religión, ni satanismo”



Entrevista a la banda mantense Mísery

Mísery es una de las, hasta el momento, bandas mantenses más antiguas en el campo del metal, que se ha mantenido fiel a sus convicciones y superado en sus niveles musicales y creativos.
La eterna alineación de Mísery la conforman los hermanos Tipán: Andrés (voz) y Juan (guitarra); y el inseparable Hernán Mendoza (batería). Una formación que en todos estos años ha estado acompañada de varios bajistas que cumplieron en cada uno de los momentos transcurridos de la banda, pero que no supieron permanecer en ella por distintos problemas.
El siguiente diálogo lo mantuvimos con su vocalista, Andrés, quien aclara nuestras inquietudes y abiertamente se extiende en un tema que resulta de interés para ellos (y supongo que para toda banda que respete su trabajo): el reconocimiento económico por sus presentaciones.

Alexis: Hablar de Mísery es hablar de Manta, de ese Manta subterráneo que mantiene latente el metal extremo ¿por qué entonces al ser una de las pocas bandas representantes de la ciudad se han mantenido en silencio por un buen tiempo?
Mísery: Un saludo fraternal para todas las personas fanáticas del buen metal y seguidores de Mísery, existen varias razones pero una de las más importantes es la familiar, nuestros compromisos nos llevaron a establecernos económicamente primero, además de eso manteníamos costumbres personales que alimentaban nuestro espíritu, y para nosotros muy importantes y entendibles, para otros ilógicas e incomprensibles; ahora particularmente estamos desarrollando nuestras aptitudes y proyectos que tenemos, más adelante sabrán de ellos.


A: El Talón de Aquiles de la banda siempre ha sido la variación de bajista ¿han superado este problema en su alineación?
M: Mísery comenzó como un trío, y pienso que seguirá así, siempre nos hemos entendido muy bien, la mayoría de personas que han estado junto a la banda no lograron llegar al nivel de experimentación musical -aunque suene raro-. Nunca, aunque suene death metal como para darle un nombre, nos sentimos parte de la misma y de ninguna otra clase de “marca”, simplemente nos sentimos libres de hacer lo que nuestras influencias y sentidos han percibido durante estos años, en fin Mísery no es ni religión, ni satanismo, ni nada creado por la imaginación de alguien… es solo música que expresa qué somos y nuestros gustos un poco difícil de comprender para algunos, claro está.


A: Guerreros de muerte es un promo que los dio a conocer a nivel nacional ¿cuál es la evolución que hay entre este trabajo y los actuales temas de la banda, en qué aspectos logran diferenciarse?
M: Existe más técnica, mejor instrumentación y vocalización, muchas más influencias, en el primer demo Guerreros de Muerte estábamos todavía buscando un sonido el cual ya lo tenemos hace buen rato, a pesar de todo recorrimos muchos lugares con un demo de tres canciones pero muy poderosas, un poco más de recursos en ese tiempo como alguna vez lo dijo la Unholy Cross y ya estaba… no nos quejamos el tiempo es el mejor maestro.


A: Para quienes les hemos seguido la pista es notorio el cambio musical que han alcanzado, tanto de composición como vocalización, pero lo que a muchos sigue inquietando es saber ¿cuándo se podrá contar con un nuevo trabajo de la banda, ya sea como promo, demo o incluso su primer disco oficial?
M: Mísery posee algunas canciones completas, estamos esperando que se concreten algunos proyectos para poder mostrárselo al público en algún nuevo demo, recuerda que grabar en un estudio es caro en nuestra ciudad, pero no imposible, grabando este demo esperamos contactarnos otra vez con la gente del exterior y la gente del ámbito nacional, es cuestión de esperar un poco.


A: En Manabí solo dos ciudades se han caracterizado por parir bandas metaleras (Manta y Portoviejo) que han logrado reconocimiento nacional. Hasta hace poco se creía que si Portoviejo tenía su banda representante (Legión, black) Manta también poseía la suya (Mísery, death thrash) en cuanto a metal extremo. Pero es evidente que Portoviejo está logrando mayor desarrollo en sus bandas, podemos escuchar agrupaciones como Agonía (death), Noctum (black) y el reciente proyecto llamado Barbarie (thrash) ¿cómo afecta esta expansión bandística a los intereses de Mísery: público, mercado, etc.?
M: Tal vez en Portoviejo, donde tengo muy buenas anécdotas (los que están leyendo esto y conozcan lo que digo no me dejan mentir), muchos amigos y sobre todo algunas malas noches en la ciudad, donde todo aparentemente es tranquilo, están los panas de Legión, son más unidos cabe recalcar, acá en Manta existe mucho separatismo, que unos más metaleros, otros más filósofos, etc., para mí muchas trabas para poder conversar con alguien, las otras bandas que nombras no he tenido el gusto de escucharlas. Realmente esto como banda no nos afecta en nada, más bien ayuda a crecer un movimiento underground que parecía morir, aunque otros digan que nunca hubo escena y tocaban en los conciertos de esta escena. Espero más bien que siga creciendo y sobre todo buenas bandas con un sonido diferente, esta bien escuchar Cannibal o Disgorge, pero no ser como ellas, cada banda debe tener una identidad musical. Mísery sigue en las sombras hasta nuevo aviso mi pana.


A: El Internet es uno de los apoyos publicitarios más eficaces de este siglo ¿cómo les va en este terreno? ¿poseen ya su página web para darse a conocer más allá del territorio ecuatoriano?
M : No hemos explotado aún este sistema de difusión pero para no gastar líneas te diré que esto irá con la grabación del nuevo demo, una amplia campaña de difusión acerca de noticias de Mísery y su música.

A: Nuestro país, como parte de aquellos en “vías de desarrollo”, tiene la mala costumbre de no valorar a sus artistas (en cualquiera de sus campos), creyendo que los aportes de éstos deben ser siempre gratuitos ¿qué hacer contra esta problemática? ¿cobran por sus presentaciones?
M: Pienso que la gente está en la reverenda ignorancia, ¿por qué? fácil, tiempo atrás nos invitaron a tocar a un festival, cobrando entrada, nosotros le dijimos nuestros requerimientos y ¡no que muy caro!, ¡que como así!, ¡que las bielas!, ¡que la comida! -por cierto la entrada era de tres dólares-, claro había bandas de Quito y pretendían pagarles solo a ellos. Que se jodan, prefiero morirme de hambre y que nadie nos escuche a estar regalando nuestro tiempo y creatividad a un poco de cojudos pretendiendo ser “sabidos”, que creen que esto no es sacrificio. Sabes, nos conviene que gente así continúe así... en la ignorancia total. Las bielas y la comida nos las compramos nosotros. La gente de la dizque organización en Manabí tiene jodida la escena con eso de la comida y las bielas, por lo menos no creo que estaremos para esto ya, claro hay otras personas que si hacen esto con seriedad, pero aun así falta apoyarnos más entre nosotros mismos. Espero que el resto de bandas no toque por limosna sino que hagan valer su música si es que lo vale.

A: Háblanos un poco del concepto lírico de la banda ¿cuáles son los tópicos que tratan en sus letras?
M: Están enfocadas sobre la apatía en que vivimos, el crecimiento intelectual es lo que menos se practica, la autosuperación es lo mejor para empezar por ahí, la denigración espiritual, y otras experiencias más de cada uno de nosotros y los problemas y guerras que tuvimos por varios años con unos demonios de humo.

A: Y en cuanto a la composición musical es evidente el aporte de tu hermano Juan Carlos (guitarrista) en la creación de los temas ¿solo sobre él recae el peso de las composiciones o todos los miembros de la banda aportan en el proceso creativo?
M: Los tres echamos todo de sí para crear una composición, para empezar que sea audible, de ahí la transformamos en algo más significativo para nosotros, pocas excepciones son donde un solo integrante ha hecho algo solo, por decirte la letra de Carnívoro la realizó el baterista -como para citar un ejemplo-, pero siempre los tres hacemos la música.

A: En la parte final, como banda han cumplido ya diez años de trayectoria ¿han pensado dejar un testimonio material (como lo hizo Legión al publicar su biografía) para conmemorar este acontecimiento?
M: Buena idea de la gente de Legión, pero nosotros consideramos que el tiempo es algo establecido por el hombre, es variable, pueden pasar dos años y ser el mejor de lo mejor o pasar 40 años para ser reconocido, pienso que depende de cada uno, como banda tenemos otras expectativas.Espero haber aportado a todos los lectores con algo de información; Mísery está ahí siempre. Acerca de nuestros proyectos, estamos dedicados a nuestras carreras: mi hermano Juan es programador de sistemas, Hernán (quien está terminando de grabar un proyecto New Age, con toques industriales, llamado Born is Death) y yo somos publicistas (visita y opina mi blog http://www.aknotkull.blogspot.com/ ).

lunes, 16 de junio de 2008

Conversatorio rockero en El Carmen




Los acontecimientos suscitados en el mes de abril, reabrieron el tema del rock en el país, y sobre todo de los pertenecientes a esta cultura.
Muchos medios no rockeros trataron el tema superficialmente, y casi todos -en medio de su desconocimiento hacia este movimiento nacional- en cierta medida han reconocido que hace falta mayor inclusión y tolerancia para quienes pertenecen y son rockeros.

Es así, que en un preciso aporte para el análisis y tratamiento del tema, la Fundación Bienvenidos al Tren y el Movimiento Metalero, del cantón El Carmen, han organizado para el próximo jueves 26 de junio el conversatorio titulado: “ROCK MÁS QUE UNA CULTURA UNA FILOSOFÍA DE VIDA Y SU INCIDENCIA EN LA SOCIEDAD”. El mismo que se desarrollará en el salón de Actos de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí Extensión El Carmen, a las 19:00 PM.

Quienes participarán en la mesa del conversatorio serán: Jimmy Ochoa (conocedor del movimiento rockero ecuatoriano y conductor del programa radial Sakrometal), Luis García (tecladista y líder de la banda quiteña Aztra) y Alexis Cuzme (escritor y editor de la revista de rock Marfuz).

Quedan cordialmente invitados todos los manabitas que deseen participar de este importante evento a desarrollarse en El Carmen, de igual forma a los ciudadanos que habiten cerca de este cantón y de la provincia de Manabí.

Se sabe que el viernes 27 la banda Aztra ofrecerá un concierto como cierre del conversatorio.

Ya saben:
Lugar: Salón de actos de la ULEAM en El Carmen (Manabí)
Hora: 7 de la noche
Valor: entrada gratuita

lunes, 9 de junio de 2008

El héroe ególatra





De los superhéroes estadounidenses más famosos y con el cual me identifico, es Spiderman, no por ser el tipo que trepa paredes y libra a la ciudad de enemigos cada vez más fuertes, si no porque detrás del héroe se encuentra el hombre, Peter Parker. Un fracasado, de clase baja, intentando sobrevivir de la mejor forma, siendo periodista gráfico o como desencantadamente lo mostraron las tres películas: desempeñando cuanto oficio le permitiese ingresos económicos. Si no fuese por la interferencia del “hombre araña” me atrevería a decir que copiaron mi vida para crear el estereotipo de Parker.

Parker es un chiro. Con tantos problemas emocionales precisos para un coctel suicida. Pero a pesar de todo no es un presuntuoso, no desea volverse popular a costa de Spiderman (cada uno por su lado), prefiere el silencio. Totalmente diferente del ególatra y multimillonario Tony Stark, otro de los personajes de Marvel que en su afán por escapar de sus captores en tierras afganas, diseña y construye un traje robótico; este primer diseño es el inicio de lo que después perfeccionará y los medios de comunicación y la población identificarán como: Iron man.

Se trata del reciente film que recrea la vida de Stark, un famoso armamentista, orgulloso de su trabajo y su “labor” por reforzar la seguridad de su nación y de cuantas adquieran sus armas cada vez más ingeniosas y mortíferas. Su percepción de la realidad cambia a partir de su secuestro; esta captura hace que el hombre frío e individualista cambie radicalmente. Después de tres meses de cautiverio logra huir (no detallaré la construcción del traje y de la fuerza motora que inventa para sí mismo y sobrevivir, vean la película), y de regreso en su país anuncia que la compañía que representa dejará de construir armas. Tras este anuncio se va descubriendo el complot existente en la Compañía Stark, donde clandestinamente se vende armas a grupos terroristas y se ha planificado el secuestro y muerte de Tony.

Como era de esperar el antagonista de la película, Obadiah Stane, es quien fue el mejor amigo del padre de Tony y uno de los más competentes, después de Stark, en la compañía. Así este consigue los planos básicos para el diseño del traje robótico y crea el suyo, más grande y armado. El resultado: una caótica lucha robótica, donde gana Tony. Fin de la trama.

Ahora bien, no interesa ahondar más en cómo ocurre la pelea entre Tony y Stane, en cuanta destrucción se crea en la compañía Stark, o si el mensaje en contra de la industria armamentista es una bofetada para Estados Unidos; lo que interesa es analizar el egocentrismo de Stark. Un pedante por demás, seguro de sí mismo y de su potencial creativo, sea para armas de destrucción o protección (aunque ambas siempre se relacionarán según el uso que se le de).

Es al final de la película, y pasado los incidentes de la noche anterior, donde se ha creado la cuartada perfecta para desvincularlo a él de todos los acontecimientos. Así ante el acoso de la prensa y su ego envolviéndolo desesperadamente, decide descartar la mentira y afrontar los hechos: “Soy Iron man”. ¿Por qué lo hace? ¿qué gana asumiendo la responsabilidad de ser quien estaba dentro del robot?. Hay dos respuestas para ambas interrogantes: ego y fama. Dos cosas a las que Stark desde joven se ve vinculado y a las cuales les es difícil alejarse. No le interesa el anonimato, no es un pelele que desea pasar inadvertido en la vida (nada personal Peter). Jamás lo ha hecho: primero inventó armas para destruir, y segundo desea salvar al mundo de las armas que construyó. ¿Cómo? Construyendo una mejor.

Y es que el “Soy Iron man” es más que una afirmación, es un grito para que la atención no vaya hacia otros lados. Su seguridad se basa en cuanta admiración pueda dársele, y al asumir su identidad secreta sabe que permanecerá en el trono de la popularidad. Es evidente que a Tony Stark no le interesa que los logros de Iron Man sean atribuidos a alguien más, es por eso que reconoce su obra y se reconoce a sí mismo como el nuevo héroe en una ciudad y planeta peligrosamente conflictivos.

Iturburu recapitulado




¿Existe franqueza para autoevaluar una carrera literaria? sin duda que sí, es lo que hace Fernando Iturburu en Rumor de inventario (CEN publicaciones, 2008), su antología personal, donde se explora a sí mismo para dar a conocer al lector (y recordarse) su proceso evolutivo en la literatura.

Para quienes no leímos sus primeros libros (publicados a finales del setenta e inicios y finales del ochenta, donde las prioridades de muchos eran los juegos y diversión) esta obra es un acercamiento, quizás no completo pero sí próximo a lo que Iturburu ha considerado valioso, de su trabajo en distintos géneros, porque aquí no solo se encuentra al Iturburu poeta y narrador que muchos hemos leído a medias (para que mentir: uno o dos poemarios y El cholo Cepeda, en lo personal), sino también al cronista, ensayista y blogger.

Rumor de inventario es un repaso de todo lo que ha escrito este autor guayaquileño (publicado y en otras ocasiones aún inédito), y de su misma vida, porque como lo afirma: literatura y vida se han mezclado para sobrevivir a quienes habitan junto a él: familia y amigos.

Pero más allá de la recapitulación fragmentaria, que se recoge en este libro, de la obra de Iturburu, está el mensaje: apoderarse de una voz poética y narrativa, que pueda alejar a cada autor de la mediocridad a la que muchos escritores del país han llegado y legado a otros; de ese hermetismo intelectual -sobre todo en poesía- y de lenguaje rebuscado, que no solo espanta al lector de mediana formación sino que crea círculos elitistas.

Ser sinceros con el trabajo literario que cada uno pueda desarrollar, ese es uno de los legados implícitos más importantes que ofrece Rumor de inventario.

miércoles, 4 de junio de 2008

Rock y política: ¿anhelo para una inclusión?





Padres de la patria, no sirven para nada
Kaos

Sálvate mientras puedas de la política
Basca



Se supone que hace poco debí comentar uno de los últimos conciertos rockeros en Manta, ayudé en la promoción del mismo y esperaba ansiosamente escuchar un par de bandas para un posterior análisis que me urgía, pero nada pasó, o mejor dicho pasó lo que era de esperar: se canceló. Las razones que las autoridades municipales encontraron para tal finalidad fueron simples: el local -un coliseo colegial- no cumplía con las normas de seguridad requeridas.
Cosa rara la cancelación de este concierto, sobre todo cuando todos los conciertos que se han realizado en la ciudad (y a nivel provincial) jamás han contado con las solicitadas normas de seguridad que ahora se intentan imponer ante un evento de estas características (por lo menos sé que en su mayoría no lo han hecho). Sí, lo ocurrido en la discoteca Old factory[1] ha repercutido a nivel nacional, evidenciando este problema y generando, contradictoriamente, más conciertos underground.
Para la comunidad rockera ecuatoriana, los sucesos trágicos de la discoteca Old factory, han sido nefastos. Reconozco que una indebida organización, imprudencia de los asistentes, sumado a fallecidos y medios de comunicación sensacionalistas[2] y tergiversadores, pueden ser una combinación desfavorable para el movimiento rockero a nivel nacional. Se ha hecho daño, más del que imaginaríamos, porque nuevamente los prejuicios han aflorado[3], se ha puesto al rockero en la mira de la sociedad que ignora o pretende desconocer las actividades y objetivos de esta cultura.
Es verdad que la comunidad rockera a nivel nacional (o por lo menos los principales movimientos organizados de algunas ciudades del país) ha promovido marchas[4] en memoria de los fallecidos en el incendio y como muestra de solidaridad por los familiares de las víctimas; se ha recolectado donaciones de sangre y dinero para ayudar a quienes sufrieron quemaduras y sobrevivieron al siniestro[5]; se dio un concierto para recaudar mayores recursos para esta causa; se ha llevado a cabo una investigación cuya finalidad es la de encontrar la problemática de fondo e intentar contrarrestarla; se ha protestado por el insensible tratamiento de medios de comunicación impresos y televisivos; y sobre todo ha surgido la idea de proponer candidatos rockeros en las elecciones populares del país, para lograr así uno o varios representantes a nivel nacional. Más allá de las propuestas que el pasado incidente en Quito ha generado, están los hechos y antecedentes que han acompañado a la comunidad rockera a lo largo de su historia. Todos aquellos actos de represión en contra de los rockeros y sus manifestaciones culturales[6], los insultos y agresiones surgidos del prejuicio persistente de una sociedad que desconoce una cultura un tanto arcana y aislada de los cánones que aparentemente demanda la normalidad.[7]
¿Cómo lograr cambios en beneficio de los rockeros? ¿cómo afectará esa vinculación rock-política a los integrantes de esta cultura? ¿qué aspiraciones deberíamos tener si llegásemos a posicionar a un integrante rockero en el medio político de Ecuador? ¿qué papel deberían realizar los medios alternativos rockeros del país? y sobre todo ¿qué esperamos los rockeros que suceda con todo esto?
Y mientras analizo todas estas interrogantes, anuncio que en las próximas semanas asistiré a otro concierto de rock, después de la cancelación del último planificado. Este no se cancelará, porque no contará con los permisos correspondientes que deberían solicitarse a las autoridades municipales. Ellos encontrarán peros ante la petición y los organizadores no desean más excusas. Por eso será un concierto underground, que se realizará en una bodega, patio de casa o en cualquier lugar que cuente con el espacio suficiente para albergar a unas doscientas personas, o quizás más. Esta es la realidad, no solo en Manta, si no en todo el país.

Punk vs. política: la lid interminable
Ningún rockero pasa inadvertido que las bandas de punk cantan en contra del sistema político y sus implicados. No de manera favorable, desde luego, sino enfocando toda aquella turbiedad y mañosería que existe en el tema, en aquella corrupción que se denuncia directa y coléricamente.
Kaos de Guayaquil, es una de las más obsesionadas con el tema[8]. Le ha dado duro y supongo que el mensaje habrá calado en alguno que otro oyente amante del punk, que corea sus temas como si se tratase del mismo Himno Nacional. Mortal decisión, de Ambato, no queda atrás en la línea temática, y así muchas bandas ecuatorianas que desarrollan sus conceptos líricos en contra de la política o peor, en contra de los políticos.
El mensaje, desde la visión de muchas bandas de punk, es simple: la política es mala, causa daño, aléjate de la política (parafraseando a la banda cuencana de heavy, Basca). No en vano cuando se le pregunta a un punkero sobre qué mismo es el punk, este responde automáticamente: rebelión. ¿Contra qué? pues contra el sistema: político, social, económico, cultural, etc.
Ahora lo que inquieta saber es ¿cuándo el punk, más allá de las líricas de una banda, logra manifestarse en acción?. La mayoría de las bandas punk dicen practicar todo cuanto cantan, me consta que algunas sí: creando medios alternativos donde analizan la situación política del país y sus gobernantes, y a la vez promocionan a las bandas del género; otras en cambio me quedan muchas dudas, porque después de que bajan de un escenario, la labor no se manifiesta en ninguno de sus objetivos como ciudadanos y a la vez punkeros.
¿Qué propósitos entonces debe haber entre los punkeros? ¿cómo promover aquella parte idealizada en la que se compone su estructura? y lo más importante ¿se puede contar con ellos para integrar la idea de rokeros políticos en nuestro país? y digo esto porque si hablamos de rockeros ecuatorianos es de suponer que se intentará contar con todos los pertenecientes a esta cultura, sin importar que sean heavy, death, black, doom, hard core, alternativos y cuanta otra ramificación provenga del rock.

¿Rockeros políticos?
El tema de llevar uno o varios representantes rockeros al escenario de la política ecuatoriana, se ha planteado; sin embargo, es necesario tratar el tema con cuidado, porque no es sencillo lograr que los rockeros se inmiscuyan en la política ecuatoriana, sí es verdad que esta sentencia no se ajusta a la realidad política del país, donde quien posee dinero y las conexiones precisas para una debida campaña propagandística logra convertirse en candidato.
Se dice que existe una hermandad, comunidad y movimiento rockero a nivel nacional, pero no es difícil encontrar a grupos elitistas que desprecian a quienes no gustan de su género dentro del cada vez más amplio campo del rock. Aún en algunas ciudades se evidencia la segregación hacia los punkeros (no soy un punkero en defensa), los hard coreros y hasta los alternativos ¿es así como se pretende sacar adelante una propuesta de unidad dentro de los rockeros ecuatorianos?. Desde mi lectura es complicado lograr tal objetivo, quizás porque mi experiencia y procedencia, no son los mejores testimonios de unidad. Hay rockeros y metaleros, pero también hay separatismo entre lo que debería ser un sólido y bien estructurado movimiento, y aunque es ejemplar que asociaciones quiteñas hayan logrado fomentar en cierta medida la unidad entre los rockeros -organizando festivales anuales de música- no solo de su ciudad y provincia sino a nivel nacional, aún es difícil lograr esta emulación en los demás espacios geográficos de Ecuador.
Volviendo al tema, nos encontramos en una postura donde como rockeros pretendemos volvernos individuos políticos, no idealistas, porque ya todo rockero lo ha sido en su momento y hay quienes aún lo son. Políticos, representantes de un conglomerado que por mucho tiempo (y recientemente) ha tenido que soportar los prejuicios que se les indulta. Políticos, llevando las propuestas de una mayoría -sino total- inconforme. Pero soy pesimista en tal cruzada, ya que mientras no se desarrolle en primer instancia una solidificación del movimiento a nivel nacional, todo cuanto se intente hacer para mejoramiento del rock en el país será visto como una propuesta no unitaria sino de parte, quizás centralista o bicentralista, tal y como ocurre en la política actual.
Nadie niega que los rockeros no sean ciudadanos que aporten física e intelectualmente al país, la mayor parte se ha preparado lo suficiente como destacarse en cada una de sus actividades o inclinaciones artísticas y profesionales. Existen ingenieros, médicos, comunicadores, catedráticos, diseñadores gráficos, abogados, etc. Ahora, para el fin que se busca, lo que importa conocer es ¿con cuántas personas contamos para entrar al campo de la política ecuatoriana? esto como parte del material humano, no se diga del material estratégico para financiar una campaña política.[9]
La política ha estado presente en el rock, siempre de forma despectiva como se dijo anteriormente. Se han logrado canciones basadas en la “inspiración” que promueven sus representantes: los políticos. No he escuchado hasta ahora banda alguna que haya propuesto algo en su lírica respecto a este tema. Los tiempos están cambiando, el fin que se busca es una clara muestra de esto. Pero ¿hacia dónde queremos ir?


Hacia una propuesta unificadora
Mantengo la postura de que no será fácil conseguir llegar a los estratos de la política nacional, se necesitan recursos humanos y económicos para lograr este objetivo, y como rockero alérgico a la política, me preocupa que se tente a quienes serán los dirigentes que estarán al frente de toda esta maquinaria, tal y como ha pasado con tantos políticos, logrando así que sus buenas intenciones y estrategias al final respondan a los intereses de otros. Ha ocurrido y nadie puede asegurarnos que no pueda pasar entre el gremio rockero de Ecuador.[10]
Mientras no se resuelva el problema de unidad entre todos los rockeros ecuatorianos, no se puede plantear una propuesta colectiva que ayude a la candidatización de rockeros. Pero ¿cómo lograr esta unidad entre todos los rockeros del país? desde una visualización de comunicador mi propuesta es la de crear un medio impreso rockero que además de informar de las agrupaciones musicales que alberga el género del rock y metal, ofrecer artículos que puedan ir creando la propuesta, pero sobre todo que este medio alternativo logre la mayor accesibilidad entre los rockeros y no rockeros.
La creación de un periódico (semanario, quincenal) o revista, ambos de concepción popular[11], sería uno de los canales más precisos para difundir las ideas que se pretenden en torno a la política. Es necesario crear un medio que sea la voz unificadora de todo un movimiento nacional, un medio donde los contenidos nos demuestren -a quienes no pertenezcan a esta cultura-, el valor que poseen los rockeros, no solo en el campo musical, si no también en el ideológico. No necesariamente un medio como el que se plantea debe dedicarse a publicar biografías de bandas o entrevistas muchas veces vacías, la idea es demostrar todo aquel potencial que encierran los rockeros, exponer ante la sociedad ecuatoriana que la descabellada idea de lanzar candidatos a la política del país no es una idea sin propósito.
Tengo la descabellada idea de mantener un medio en un país difícil y casi imposible de soportar para las personas de clase baja. Me las he ingeniado para continuar publicando con esfuerzo dos números por año. Desde el inicio de mi revista he dado a conocer nuevas bandas del país, ya sea con biografías o mediante entrevistas, pero esta ha sido solo una parte de la función de mi medio, porque siempre he tratado de que se aporte con colaboraciones en pro del rock y metal, es cierto que la mayoría de los rockeros no prefieren escribir acerca del tema, pero para quienes sí lo han hecho, Marfuz ha brindado las facilidades debidas para la difusión; poco o nada importa si se trata de rock cristiano o no cristiano[12], si se narra desde la experiencia o la ficción, si se critica constructivamente, porque a final de cuentas lo que verdaderamente interesa es saber que los rockeros están difundiendo sus ideas, posturas y hasta necesidades implícitas para ser escuchados, o en este caso leídos. Esto es lo que se busca: inclusión y participación. No puedo asegurar que mi medio sea el canal comunicacional que tanto se esperaba en el sector rockero del país. Mi revista no cumple uno de los objetivos más difíciles para todo medio rockero ecuatoriano, que es ser accesible al público no rockero, que llegue a los hogares donde aún se cree que los adolescentes que se emborrachan, drogan, roban y hasta pretenden ser “satanistas”, tienen el influjo desquiciado de los rockeros. Hacia ellos se debe llegar, puesto que ellos son los que aún desaprueban la masa de negro asistiendo a conciertos; quienes creen que todo hurto de cadáveres en los cementerios es obra de rockeros; ellos quienes creen que los rockeros son parte de esa lacra de sociedad que debe desaparecer. Todo por ser distinta.
Repito: mientras no se cuente con espacios, o uno específicamente, de comunicación a favor de la comunidad rockera, todo cuanto se haga en distintas acciones se verán minimizadas en su momento menos pensado. Entendamos: todo lo creíble a los ojos de la colectividad promedio en el país está en los medios informativos, si no aparece algo en estos medios es porque no existe o no interesa ser conocido.
Por ello la creación de un medio rockero, que logre reunir a toda esa vasta legión de comunicadores, escritores, pintores, músicos, políticos, activistas y demás profesionales, para que participen en este espacio que necesitará convertirse en el espacio oficial y representante de los rockeros a nivel nacional. Un medio sin elitismos, accesible a las masas, que logre la combinación precisa entre diseño y contenido, con debidos editoriales y comentarios que no solo hagan temblar de ira a quienes lo lean, si no que sacuda de la absurda pesadilla a todos aquellos que creen que “los adorados de el diablo” saben solo reunirse a escuchar música incomprensible.
No crean que e olvidado cómo lograr la financiación de un medio alternativo en beneficio de la comunidad rockera del país. Actualmente (o tal vez siempre ha sido así en las grandes ciudades mas no en las pequeñas y menos desarrolladas culturalmente) se cuenta con un Ministerio de Cultura capaz de solventar proyectos de la naturaleza que se propone en este trabajo, existen los argumentos necesarios para que por lo menos se financie una parte de este proyecto.[13] Ahora solo falta lo más difícil: crear una propuesta debidamente sustentada para que se logre dar marcha a este anhelo.
Notas
1Hecho ocurrido el 19 de abril del 2008 en Quito, en el concierto gótico llamado Ultratumba, donde murieron asfixiados e incinerados 18 personas, y resultaron con quemaduras varios asistentes.
2Diario Extra de Guayaquil supo explotar el hecho a su manera, indignando la sensibilidad de familiares y amigos de dos de los integrantes de la banda Zelestial, quienes aparecieron calcinados en una de las portadas de este medio.
3Se lo hizo en el programa televisivo Día siete que se trasmite por Teleamazonas y conduce el periodista Jorge Ortiz, donde sin conocimiento alguno se abordó el tema.
4Al sur del cielo de Quito.
5 Diabluma (organización político cultural, como se identifican) de Quito.
6 Recordemos uno de los antecedentes más detestables, cuando en la presidencia de Abdalá Bucarán se emprendieron batidas contra rockeros para cortarles el pelo.
7 Hecho curioso, a mediados del 2001 la revista Vistazo publicó un prejuicioso reportaje sobre “satanismo” donde se vinculaba directamente al rock con este tema. Tras lo ocurrido en Old factory parecen replantearse su postura acometedora y, en cierta manera, solidarizarse con un pobre reportaje sobre los fallecidos en el siniestro, el mismo se publicó en la edición # 977 del 30 de abril con el título llamativo “Infierno Zelestial”.
8 Escuchar sus polémicos trabajos titulados Padres de la patria y Métete al pogo.
9 ¿Se buscará lograr alianzas con partidos políticos posicionados, tal y como la historia política del país nos ha dado muestra?
10 Al ser los rockeros izquierdistas en su mayoría, no es de descartar la asociación con partidos de izquierda que poco o nada han logrado por la política de Ecuador.
11 Si no existiesen los recursos suficientes, por lo menos aspirar a la creación de un medio popular impreso en papel periódico.
12 En el número seis de Marfuz zine (2005) se publicó el ensayo Lo lírico en las bandas de metal cristiano.
13 Otra de las posibilidades sería crear un suplemento que circule solo los domingos o un día específico, dentro de El Telégrafo, actualmente el diario estatal. Desde luego que con la finalidad de no servir a los intereses gubernamentales, si no a los intereses y objetivos ya planteados en este trabajo. Se debe considerar el alcance que posee un diario de circulación nacional y el costo mínimo que cuesta un ejemplar de este medio.
En la foto integrantes de la banda Mortuum, tomada de su página web.