jueves, 12 de julio de 2007

Marfuz zine nueve ya en circulación




Marfuz zine, la primera revista underground manabita y ecuatoriana que mezcla metal y literatura, ya tiene en circulación su noveno número, el mismo que incluye a las bandas Elcatips, Infexión, Nokktura, Ethreum, Infernal, Manthica y Los Pescados. Además de sus segmentos fijos como crónicas del metal, bibliografía para bandas, creación literaria (poemas del escritor Augusto Rodríguez y un relato de Xavier Cuzme), reseñas y en esta ocasión envés del ensayo de rigor se anexa el texto titulado Diálogos desde el subterráneo: conjunto de entrevistas realizadas a varios editores de zines y magazines ecuatorianos (un documento necesario para todo investigador del fenómeno de la prensa rockera de Ecuador).
La revista mantiene su formato de siempre: A5, 32 páginas, impreso en papel bond en blanco y negro, y con el objetivo inicial de difundir y mejorar cada vez el ejercicio del periodismo rockero en Ecuador.

Para compra, intercambio o distribución, contactarse con:

Alexis Cuzme
084325403
marfuzzine@hotmail.com
Tercer piso de la biblioteca general
de la Universidad Eloy Alfaro de Manta
oficina de la revista libro Cyberalfaro
Manta – Manabí - Ecuador

Nota: La imagen de portada no es la misma, al pasarla a este blog sufrió varios cambios en el color de las letras, de negras a blancas.

martes, 10 de julio de 2007

Líneas de fuego: ¿rareza o acierto literario?




Bebo con fe el brebaje para descifrar las líneas del fuego
Rafael Arteaga

Un extraño libro me ha llegado. Lo de extraño es porque aún no encuentro una clasificación para su contenido: ¿poesía, narrativa?, aunque más bien Líneas de fuego (Ramaar editores, 2007. Escrito en español e inglés) de Rafael Arteaga, es uno de esos libros que no se proponen clasificación, si no romper los esquemas de los convencionalismos hasta volverlo un arcano dentro del panorama literario -por lo menos de Ecuador-, y en cierta forma lo consigue. La duda reside porque el texto, entre las historias que presenta, se enfrenta a un discurso de trasfondo muy semejante al que contiene la Biblia: con el uso y abuso de las alegorías con mensaje y moraleja incluidas; discurso que, sin embargo, no contrarresta el reflejo de la madurez literaria a la que ha llegado el escritor y que confirma en esta nueva obra.
Como lector de la obra de Arteaga debo confesar que esperaba un libro con las mismas características de sus antecesores El armador de relojes o Amores estériles donde la poesía dominaba el contenido, pero a pesar de no ser poesía lo que presenta este texto -si no escuetamente- la esencia de su literatura permanece intacta, porque las recurrencias de historias moralizantes siguen ahí, enfrentándose al lector.
Si bien no es un libro fácil de consumir, porque a ratos se vuelve complejo, imposible de descifrar y entender, es notorio el trabajo con las palabras, no como se está acostumbrado a leer, pero es en ello donde está el valor de este libro: en su estado de raro y fenómeno literario, escrito exclusivamente para ese nicho que antepone la fuerza espiritual -donde lo natural y ancestral cobra nueva fuerza, y la sabiduría y filosofía retornan a la literatura- a esa superficialidad que se publica, consume y alaba.
Libro extraño donde habitan frases interesantes, productos de quién sabe cuántas reflexiones e insomnios, demonios desterrados o simples trascripciones de una vida enriquecida del recorrido por el mundo y sus misterios. Así encontramos frases como: “Ningún cráneo es distinto a los demás, ningún nombre causa miedo o compasión luego de muchas lluvias y soles”, o “Las huellas en el camino son siempre últimas para el siguiente paso”.
Líneas de fuego cumple con su objetivo titular: volverse una brasa en su recorrido lineal dentro del escabroso camino de la literatura ecuatoriana. Quizás su rareza lo vuelva incomprensible por algún tiempo, pero al ser el fiel y sincero testimonio de un autor maduro, al que no le interesan las tendencias de actualidad, sino más bien escribir para sí, con rigurosidad y complacencia, justifica cualquier intento por menospreciar esta obra.

lunes, 9 de julio de 2007

El Quirófano, alternativa literaria




Son pocos los medios impresos -culturalmente hablando- que dicen las cosas frontalmente sin rebuscamientos y juego de palabras vanos; El Quirófano en su tercer número no solo deja claro que su tarea como canal alternativo para las letras y el arte ecuatoriano es manejado seriamente, si no que acepta la responsabilidad de continuar en su descabellada empresa en pro del arte, la literatura y la cultura en general.
Este número incluye la primera de una serie de muestras poéticas de autores nacidos en el setenta hasta mediados del ochenta (los novísimos) que la revista mantendrá en los siguientes números, además las firmas de escritores como Fernando Itrúburu, Miguel Antonio Chávez, Carolina Patiño, entre otros, que forman parte del cuerpo del medio, ya sea aportando con microcuentos, testimonios, análisis y entrevistas musicales. Excelente la inclusión de la entrevista al “Pájaro” Febres Cordero, que le incorpora –como es de esperar- humor a sus respuestas.
Así El Quirófano es uno de los jóvenes medios impresos literarios y culturales de Ecuador que en cada nueva edición enrola a sus filas nuevos lectores.