viernes, 15 de mayo de 2015

Alucinaciones (parte XIII)

Imagen tomada de http://www.eltiempo.com/Multimedia/galeria_fotos/internacional6/GALERIAFOTOS-WEB-PLANTILLA_GALERIA_FOTOS-12300747.html




Aquella piscina le trajo un borroso recuerdo a Danni.
Su padre le había comentado que en aquella casa, cuando él era pequeño y estaba de visita, había saltado el muro que los separaba de los vecinos, y que se había internado en aquel cesped hasta que unos perros salchicha lo sacaron corriendo despavorido, por el nerviosismo perdió pie y se cayó y se sintió desmayar cuando lo alcanzaron los diminutos canes.

La señora en traje de baño negro, se recostó en una silla plegable, de color blanco y se quedó ahí, tranquila, tomando el sol.
Claudia no paraba de mirar la piel delicada y bella de aquella dama. Parecía la piel de Cleopatra, que nunca envejecía por sus baños diarios con leche de burra o algo así.
El rostro mismo de aquella señora le parecía egipcio, enigmático, de una belleza insondable, era casi como el de una diosa egipcia. La Nefertiti retratada magistralmente por Norman Mailer.
Danni y Pava Loca al fin lograron refrescar su piel torturada por el sol, la arena y el sudor en aquella agua dulce y fresca. Al fondo del salón, el mayordomo había puesto la radio, y de aquel instrumento, salían las notas de una canción de Barry Manylow, la estrella rutilante de LAS VEGAS.
La señora ordenó que le trajeran el televisor y al encender la pantalla en blanco y negro, sintonizaron canal dos, donde pasaban el show cómico de Carol Burnett.
En aquel episodio, aparecía toda guafachoza, con un cubo de agua y un palo para trapear pisos, y se dedicaba a mantener un monólogo muy gracioso sobre las ridículas paradojas de la vida laboral de una mujer proletaria de New York.
Danni le preguntó a la tía Rina:

-      Disculpe la molestia, tía, ¿pero tiene algo de comer?
-      La comida en esta casa hay de sobra y hasta para regalar, pero hijo, está completamente congelada, tendrán que esperar a que se prepare todo.

Y con un tono imperioso de emperatriz rusa, le gritó al mayordomo, que preparara un buen guiso para Danni y sus amigos, y que haga suficiente por si querían repetir.
Cuando Danni se encontró frente al jugoso y humeante guiso de chuletas y huevos revueltos, su mente proyectó un pensamiento de DH Lawrence: obedecer al instinto más profundo es nuestro destino.

Danni, Claudia y Pava Loca devoraron con hambre atrasada aquellas chuletas de cerdo ahumadas con huevos.
Ella les preguntó:

-      ¿Qué hacen por acá?
-      Estamos corriendo olas, las olas no paran de llegar a la orilla, pero ya se nos ha acabado la comida y el dinero.
-      No se preocupen más por eso. Sólo tienen que venir y pedir. Yo me siento terriblemente sola y aburrida, aquí. La compañía de gente joven me hará bien- afirmó esto último con el gesto majestuoso de una reina austro-húngara-. 

Con todos los problemas logísticos solucionados, los chicos volvieron al cerro del cementerio a sentarse frente a sus carpas y extasiarse frente al maravilloso espectáculo que ofrecía el mar rayado por las ondas que terminaban agónicamente en la orilla de San Mateo.
Claudia dijo:
-      Se nos acaba la yerba.
-      Eso no es problema-dijo Pava Loca-, yo tengo un par de mugas por ahí en mi mochila, sólo tendremos que ajustarnos y fumar agujitas.
-      Esas agujitas para lo único que sirven es para surfear más cool y acostarse a dormir.

De pronto los chicos vieron en la playa, la figura solitaria de Iván, que caminaba con la majestuosa solemnidad de un monje krsna.
Claudia lo llamó y el chico hizo visera con la mano, los divisó y empezó el ascenso a la montaña.
Iván era un dato fuera de serie. Su vibra era muy dulce, una persona noble, estaba hambriento, pero prefería someter su cuerpo a la tortura y la renuncia antes que dejar su playa preferida. Después de que se había instalado les dijo a los chicos:

-      ¿Quién quiere acompañarme a bucear?, me muero de hambre y estoy dispuesto a cazar una tortuga, apuñalearla, descuartizarla, beberme su sangre y sobrevivir…



Por: Sam Scholl (narrador ecuatoriano)
 
(Fragmento de la novela Arena Amarilla que será publicada -como tres anteriores obras- por entregas semanales)


No hay comentarios: