miércoles, 1 de mayo de 2013

El regreso de Pulido (parte 14)









A Pulido siempre le tocaba hacer guardia por las noches y en una ocasión escuchó que la venadita daba quejidos y reportó por teléfono que el animalito estaba teniendo contracciones.

De inmediato lo trasladaron a Pulido a hacer guardia a un gimnasio que estaba siendo remodelado. Sus turnos eran nocturnos, por lo que nunca veía a una linda chica, en traje de gimnasia haciendo aeróbicos o practicando TAE BOX. Una noche fue visitado por una chica que decía llamarse Gigi, que venía vestida con un traje de mariposa muy llamativo, y que quería ver el gimnasio, luego se fue de conversadera con Pulido y al final le suplicó que se dejara practicar el sexo oral. Después quería que Joey se lo metiera por la nalga, y cuando Pulido terminó, Gigi se volteó y Pulido pudo ver un flaco y disminuido penecito y se dio cuenta que Gigi había resultado ser un bello, casi una mujer y afeminado transexual.

El tiempo transcurría despacio, las horas eran eternas y Pulido reflexionaba sobre su futuro. Tenía que hacer algo con este don de la literatura que ¿Dios? le había dado, ¿qué iba a hacer de su vida?

Pulido recordó aquella vez en que caminando en el desierto de Engabao, con dos días sin comer, tuvo una gigantesca visión en la que el cielo se abría de par en par para luego dejar salir, de entre las nubes celestes, una gigantesca mano derecha-la mano de Dios-, que con poderosas y estentóreas palabras le decía:



-         Tú tienes que escribir todo esto que has vivido...tú tienes la misión de escribir todo esto que has visto...



Luego vio en el celeste cielo, lleno de nubes, aparecer las palabras de la Biblia que decían:



Y TODO EL QUE NO SE HALLO INSCRITO EN EL LIBRO DE LA VIDA FUE ARROJADO AL LAGO DE FUEGO





Entonces, decidió que iba a volver a reescribir su tesis de bachiller titulada: LA REBELIÓN CONTRA OCCIDENTE, -que trataba sobre las terribles consecuencias que sufriría Latinoamérica por apartarse de la amistad y protección de Estados Unidos-, y sus otros manuscritos como: DEMOCRACIA Y LIBERTAD y LA FILOSOFIA CAPUCCINO y lo publicaría todo en un solo tomo. ¿Pero de dónde sacaría los fondos para pagar la imprenta? Todas estas angustias le daban vueltas y más vueltas en la cabeza a Pulido y no sabía qué hacer. Se desesperaba y llenaba de confusión. En las noches que tenía libre, volvía una y otra vez a revisar sus escritos, los encontraba llenos de imperfecciones, errores ideológicos, le faltaban muchas dosis de lógica y no se decidía a dar por concluida la tarea.

Un día lo despidieron de su trabajo  de guardia por dormilón y era la verdad. A Pulido lo habían colocado para hacer guardia en la esquina del edificio COSTA BELLA, en todo el centro de Salinas, y por las noches era testigo del montón de ratas que salían de las alcantarillas para corretear por todas partes, incluso debajo de sus pies, también fue testigo de la gigantesca procesión de fe católica de miles de feligreses por un miércoles de ceniza. Pero el turno de noche, de doce horas, fue demasiado para él y un día dejó botado el puesto y se fue a dormir a su casa. Cuando llegó, se bañó, pero de todas maneras no pudo dormir, pensando en las consecuencias de su deserción.


Por: Sam Scholl (narrador ecuatoriano)

(Fragmento de la novela Ineptitud que será publicada -como dos anteriores obras- por entregas semanales)


No hay comentarios: