lunes, 26 de noviembre de 2012

La saliva de un hijo


Samy, en El Murciélago. Manta, 2012. 

Vuelve al mar,

 pequeño de caos,

vuelve a dejar tu saliva enfurecida,

que manche la espuma 

que revuelva los tóxicos humores de su vida

que sienta un nuevo lunar

recorriendo su líquida tortura.


Vuelve al mar,

pequeño de rabia,

que una sonrisa los haga caer en la trampa.  


Vuelve al mar,

pequeño de salto feroz,

que tu saliva se vuelva el esputo escandaloso

que los cuerpos choquen

que los cuerpos repugnen

que los cuerpos huyan.


Una nueva sonrisa los hará caer en la trampa.

No hay comentarios: