viernes, 17 de febrero de 2012

Pedro Máximo y El Círculo de Tiza (novela)



Pedro Máximo y El Círculo de Tiza de Marcela Noriega, fue escrita, editada e impresa en España. Luego de ganar una beca en 2011 para ir a una residencia de escritores en Castilla-La Mancha, la autora estuvo seis meses en la madre patria escribiendo este libro que terminó en diciembre y que será lanzado al mercado en marzo bajo el sello de la editorial GEEPP, de Melilla. El libro podrá ser comprado en formato físico o e-book desde cualquier parte del mundo a través de una red de librerías on line en varios países (en librerías tradicionales, estará en Ecuador y España). A pesar de su producción y montaje español, el libro es profundamente ecuatoriano. Sus personajes viven y sufren entre los platanales de Los Ríos y los malos olores de Guayaquil. Pedro Máximo es el padre de Piedad, una niña que no entiende a este personaje atormentado y semi mudo, cuyo recuerdo la encierra en un bien tramado círculo.
Pedro Máximo y El Círculo de Tiza es una novela íntima, que se mece entre los retratos familiares y la marcada presencia de los sueños como intérpretes de una realidad, a veces, dolorosa.

El escritor español José Luis Navarro Lara, quien participó de cerca en la edición del libro, dice en el prólogo: “En un juego, que a mí me parece inédito pero quizá otros ya hayan ensayado, la autora juega con el tiempo. Futuro, presente y pasado se mezclan en una batidora, de cuyo jugo, jugo de papaya, color bermellón o sangre, beben todos, incluso los muertos; si bien no está claro si se trata de verdaderos muertos o son ánimas errantes que, en forma de mariposa negra, aletean en un mundo auténtico, real, no imaginado, pero igual de mágico, recluido en un círculo de tiza; no el caucasiano de Brecht sino de uso genuinamente latinoamericano”.





Marcela Noriega
(Guayaquil, Ecuador, 1978).
Periodista y poeta. Escribe poesía desde los 13 años. Con 19 años ganó el segundo lugar de la Bienal de Poesía Ecuatoriana, ciudad de Cuenca y en 2009 obtuvo el primer lugar del mismo certamen con el libro No hay que dar voces, editado por la Universidad de Cuenca, con apoyo del Ministerio de Cultura. En su haber cuenta con varios poemarios inéditos. En 2011, un cuento de su autoría fue publicado en la antología Todos los juguetes, que reunió a diez narradores ecuatorianos.
Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Católica de Guayaquil, ha trabajado como reportera política y editora en los diarios Expreso y El Telégrafo, en Ecuador. También ha hecho periodismo en Argentina. Desde 2009 publica crónicas, perfiles y reportajes para las revistas SOHO y Mundo Diners.
Varios de sus textos aparecen en su blog.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ella siempre brilla