lunes, 2 de mayo de 2011

Evocación del mal




Evocación del mal (Dovhell, 2011) es por antonomasia la mayor obra creada hasta la fecha por Legión (y esto sin desmerecer el lugar privilegiado de Ocaso de la luz). Un trabajo que desde su primer tema arremete con un intenso y estructurado black metal. Y es que la aceleración de cada tema nos habla de una banda que ha madurado correctamente en cada uno de sus lineamientos técnicos, líricos y estéticos. Sin dejar de lado el eje central de su particular filosofía arraigada en el libre albedrío, pero matizado con su toque blasfemo y contrario a dogmatismos.

La versatilidad de contar con músicos de alto compromiso compositivo y aprecio por el metal oscuro, ha hecho que Evocación del mal se convierta, desde ahora, en el mejor legado extremo que ha dado Manabí para Ecuador y toda la comunidad metalera. ¿Cómo confirmarlo? En sus nueve temas: Corona al supremo, Evocación del mal (Legión), Altar de las sombras, Consagración, Infernales marchas de triunfo, Supremo poder, Infinita majestad y Legión im oculere.

Persiste el símbolo de pertenencia (ceibos) y tributo al espacio geográfico (Manabí). Por ello el librillo del álbum refleja ese aprecio y respeto a la naturaleza enigmática de su tierra. Donde precisamente, cada día y en cada momento, persiste con mayor fuerza aquella invocación maligna y continuidad desmedida por el metal.

¡Ave, Legión!

No hay comentarios: