lunes, 25 de abril de 2011

Bandas en su idioma original




Resulta que el axioma de respeto a tu idioma no es el más adecuado si se trata de metal, porque al fin y al cabo se busca la universalización de la música. Es verdad que las creaciones sobresalientes en un momento determinado trascienden su espacio geográfico; pero también es verdad que se puede adelantar el proceso.

¿Cuántos metaleros hablan más de dos idiomas? ¿Cuántos conocen el idioma original de sus bandas predilectas? ¿Es solo la melodía lo que gusta de una canción o también se valora lo que contiene su concepto lírico?

La realidad, por lo menos la ecuatoriana, nos dice que sería complejo escuchar bandas en su idioma original, pocos soportarían el alemán, francés, árabe, ruso y el etcétera largo. No así el inglés que ha estado junto a muchos en todo el proceso de formación educativa (en algunos más exitosos que en otros).

Ha sido mediante este idioma que muchas bandas de reconocimiento global, han podido dar a conocer su arte, y ha sido gracias a este enlace idiomático, que se los ha entendido desde su esencia lírica (porque la música puede atraparnos primero sin mucha complicación).

Hoy, donde cientos de bandas aparecen anualmente desde distintos puntos del planeta, lo ideal sería fomentarlas a producir y sobresalir desde su idioma original, pero la realidad, en la era de la información y el conocimiento, nos dice que esas mismas bandas que salvaguardan su idioma deben adaptarse al mundo y difundir su arte. Miles de metaleros esperan asimilar su trabajo sin la complejidad del idioma como barrera. ¿Cuánto se está progresando en ello?

No hay comentarios: