miércoles, 21 de julio de 2010

Cover o no cover

Legión tocando Cancerbero de los guayaquileños Blaze.



Cuando uno escucha de una banda “el siguiente tema es un cover de…” hay dos tipos de reacciones en el público: 1) los que esperan una similitud hasta en el mínimo detalle de la interpretación (algo parecido a lo que hacen las bandas tributos) y 2) los que anhelan un toque personal de la banda para con el tema.

Las del primer grupo viven el momento, bajo la sombra de sus ídolos, sin la menor esperanza de progreso y con una satisfacción efímera de complacer a un público, que aunque no se quiera entender, no los recordará sino como el referente de la banda original.

Las del segundo grupo son aquellas bandas que se han centrado en crear y producir, las que no buscan la frivolidad del momento sino la inmortalidad que solo el arte bien canalizado ofrece.

Entonces ¿cuándo justificamos el cover? Cuando la banda haya alcanzado la madurez adecuada para atreverse a reconvertir desde su personalidad musical una o varias canciones que los hayan marcado en su proceso musical. Solo así, nada más.

No hay comentarios: