jueves, 17 de diciembre de 2009

Uno de rock and roll




Qué tienen en común Elvis Presley, Chuch Berry, The Rolling Stone, The Beatles, The Who, The Doors, Bod Dylan…que todos conviven en la obra Rock and roll 1954-1969 (2009) de Carlos Manuel Reus. Un tributo nostálgico y muy personal sobre la evolución del rock desde dos centros claves: Estados Unidos e Inglaterra.


Esta compilación cercana a la biografía (aunque no lo esté del todo) y aferrada a la remembranza, tejida en torno a los recuerdos de adolescencia de su autor, más emotiva que racional, nos presenta historias entretenidas, donde la música y la añoranza de cada uno de estos músicos por alcanzar la gloria, se vuelve el eterno retorno.

Rock, baile, drogas, sexo y muerte, son los temas repetitivos relacionados a las vidas de sus protagonistas. Nada nuevo que escritores destacados no hayan tratado o que el cine no haya explotado. El mito sirviendo de sombra a pasajes entretenidos (si lo vemos desde una perspectiva morbosa) donde sus rock stars aparecen en sus peores momentos, tal y como nos gusta (lo que me recuerda Mis salvajes rockeros de Jordi Sierra i Fabra, un libro al que se vuelve).

Más allá de que el libro presente falencias en su redacción y se torne aburrido por su cercanía a las memorias (justificadas porque su autor no es un escritor de oficio si no un amante del rock cumpliendo su sueño de publicar lo que sabe sobre sus bandas favoritas) es aceptable. No le resta ni aporta nada a la bibliografía relacionada al tema del rock and roll, es otra obra del montón.


Así Rock and roll 1954-1969 al no es un libro necesario, fundamental o clave para el conocimiento del rock inicial, por su ligereza podría serlo, quién le ha negado méritos a libros que no lograron desarrollarse del todo y sin embargo tuvieron éxito comercial. Lo mismo podría ocurrirle a esta obra, recordemos que vivimos en un mundo con valores invertidos, donde lo peor -literariamente hablando- es un éxito y lo que debería serlo continúa en el banquillo de los suplentes en espera de su momento.

No hay comentarios: