lunes, 7 de septiembre de 2009

Esa blasfemia llamada Legión




Los conozco desde el 98, cuando los vi por primera vez en mi ciudad, entonces era un pelado, entonces ellos representaban toda la maldad acumulada que jamás había visto por estas tierras grounge y alternativas. Ellos fueron los culpables de que los panas de mi barrio decidieran aliarse a las huestes de Deicide, Morbid Angel, Death, Cáncer… para dar el paso a terrenos más “malditos” y “satánicos” (según la visión preocupante de padres y vecinos).

Desde entonces seguí la pista de Legión (portovejenses y manabitas sobre todo), conseguí su primer promo, luego el demo que los volvería una leyenda dentro del underground nacional Ocaso de la luz, después entusiasmado no paré de escuchar por un buen tiempo los temas incluidos en aquellos recopilatorios insignes del metal ecuatoriano: Ecuador subterráneo II (en el I participaban algunas de las bandas a las que también guardo respeto), después llegó el silencio para ellos, tres miembros se alejaron por distintas causas y cuando se creía que la banda sería un referente para nuevos proyectos aparecen con el Promo 2006, donde nos demostraban que aún había más fuego que necesitaba arder.


Han recorrido casi todo el país, tocado en distintos espacios, compartido escenario con significativas bandas Latinoamericanas, formado parte de un comercio pirata (tazas, gorras, camisetas, etc. del que no han recibido los réditos que les correspondería) publicado su biografía oficial (Legión: década pagana, lo que es considerado el primer material impreso de una banda en el país) y aún siguen, embarcados en perdurar su metal, por eso recientemente me hicieron llegar el promo avance Evocación del mal (del que se puede leer una reseña en www.radioshockonline.com) con el que presentan dos temas que serán parte de su primer disco oficial.

Como todo trabajo musical ha demandado esfuerzo y dedicación, y para Legión muchos años de madurez, de probar con varios músicos hasta dar con la alineación precisa, lo que sin duda le permitirá reafirmar su obra en los múltiples escenarios a donde llegarán.



Así como desde el inicio, cuando los vi en un concierto local dentro de un colegio, sigo prendido a su música, creyendo (al igual que una inmensa legión) que se trata de la banda más importante de Manabí y una de las sobresalientes del Ecuador metalero. Escuchen su nuevo trabajo y sabrán que no me equivoco.

No hay comentarios: