lunes, 25 de mayo de 2009

Aneurisma en el camino

La frase trillada de que las bandas con el tiempo maduran y mejoran considerablemente hasta alcanzar un buen nivel, se aplica a Aneurisma, los panas que decidieron hacer thrash metal en un ciudad con bandas thrash sepultadas.
No recuerdo su primer concierto en Manta, pero si tengo presente varias de aquellas primeras presentaciones donde aún buscaban ese norte esperanzador que les ayudara a ser y valerse por sí mismos. Lo encontraron, estoy seguro. Verlos en escena es constatar esto, saber que se soltaron, que no esperaron a que las puteadas de los fans inversos los acabasen, a que la ciudad y el mismo entorno rockero los arrinconaran como había ocurrido (y ocurrirá) con otras bandas. Era momento de salir, de darse ese paso, con seguridad.
Desde Best of destruction (su primer demo) supe que habían madurado, que la banda para pasar el rato de sus inicios era toda una empresa metalera haciendo música, con mucho sentimiento y trabajo, reconstruyendo la vida desde su óptica, esa violencia y decadencia en la que habitamos, ese puerto blasfemo de destrucción y desolación. Desde este demo supe que pueden ir más allá de lo que han llegado muchas de las bandas metaleras de Manabí.


Ahora, mientras el mundo se aferra a una pantalla, tira, viaja, come, caga, duerme, ríe, llora, mata… ellos se alistan a entrar a un estudio a grabar su primer disco. A dejar el anonimato definitivo al que aún se aferran para no traicionar la etiqueta underground, a sudar litros, bajar de peso, alimentarse de todo el estrés posible de creer, para que su obra, sí su obra, busque aquella cercanía a la perfección. Y lo harán, estoy seguro, es sólo eso, seguridad en una banda que no ha claudicado, que sigue en el camino.

No hay comentarios: