lunes, 13 de octubre de 2008

El compromiso del editor rockero




¿Cuál es la misión de cada editor de medio de comunicación? ¿acaso la de difundir tal y cual le llega la información sin atreverse a meter mano para depurarla? ¿dónde queda el trabajo de EDITAR, cuando evidentemente es necesario hacerlo?

Acabo de leer la nueva edición de La Gazeta del rock (ahora sí magazine, por su formato A4), revista cuencana que ha sabido ganarse un merecido lugar como medio difusor de la materia rockera ecuatoriana, latinoamericana y mundial. Su diseño cada vez más superior, el apoyo constante y más comprometido por la difusión de jóvenes agrupaciones y también de las ya posicionadas en el país, que no se estanca en elitismos absurdos y logra una precisa conjugación de múltiples géneros, la ha caracterizado.

Para esta edición se incluyen interesantes entrevistas (algunas no tanto) a bandas como Aztra, Resistencia, Sad, Nosferatu, Pithon, Lvl projec, Castrofate, entre otras; galería de fotos, reseñas históricas que repasan el rock y su evolución, reseñas de trabajos musicales que en sí no son reseñas críticas sino un acercamiento desde la concepción de las bandas, el cd compilatorio de rigor, y lo más sobresaliente: la cronología del rock cuencano (reeditada de uno de sus informativos) y que a más de un investigador rockero servirá en su momento.

Se supone que cada nuevo número nos enseña a mejorar no solo la forma sino también el fondo del medio de comunicación del que somos responsables (lo digo desde la experiencia). Pero este séptimo número da tropezones con problemas repetitivos -y que evidentemente tendrán en un momento que ser corregidos de raíz- que ya no van al caso nombrarlos, sin embargo cosas más sencillas de forma como la reducida tipografía en las biografías o entrevistas se urgen mejorar.

Pero no es este problema el que me inquieta, sino la labor de su editor (Adrián Martínez, colega y amigo rockero por algunos años, con quien he mantenido una fluida correspondencia e intercambio de medios), aquel conformismo que se descubre en algunas entrevistas, donde la labor del editor resulta nula. Ya se cuenta con algunos medios rockero vacíos en Ecuador como para que esta prometedora revista pase a sus filas. Si decidimos publicar un medio de comunicación, también se pensó en su responsabilidad de formar a lectores; el entretenimiento de momento quedó en el pasado.



No hay comentarios: